viernes, enero 28Adrogue - Buenos Aires - Argentina

7 horas de fila al rayo del sol, sin distanciamiento y con cupos


El fin del 2021 marcó un éxito turístico para Mar del Plata, pero también un récord histórico de casos de Covid desde que arrancó la pandemia. Este domingo se reportaron 928 nuevos contagios en «La Feliz». La marca más alta fue la del viernes, de 1042.

Continuando la tendencia de los días previos (cuando se registró un promedio de 800 testeos diarios), el fin de semana posterior a Año Nuevo se formaron largas colas en las postas de hisopados habilitadas.

A nivel municipal, este domingo fueron cuatro: el Centro de Especialidades Médicas Ambulatorias (CEMA); el Centro de Atención Primaria de Ameghino; y los Dispositivos de Salud en tu Barrio de Playa Grande y El Alfar.

Saturación fue la palabra que mejor pintó la jornada. Las diez cuadras de fila en torno al CAPS Ameghino (que funcionó entre la mañana y la primera tarde) se quedaron cortas frente a la espera en el CEMA, que alcanzó las 7 horas, bajo un sol radiante y 30° de calor.

Hisopados en Playa Grande. Foto Maxi Failla

Hisopados en Playa Grande. Foto Maxi Failla

El espacio abrió de 9 a 15 (en los hechos, se extendió la franja), pero la gente empezó a llegar desde antes de las 8 para asegurarse un lugar. Hacia el horario de inicio, en el CEMA había al menos seis cuadras de cola, sin distanciamiento posible.

Normalmente, allí se realizan pruebas de PCR, pero este sábado y domingo se hicieron tests rápidos.

Entre las personas que esperaban, había embarazadas y mayores de 70 años. Algunas acudieron con silla propia o reposeras. Incluso, hubo quienes llamaron a familiares para que les alcanzaran bebida o comida. Una pedicura llevó el banco con el que trabaja diariamente, luego de que una amiga le advirtiera cómo sería la espera.

Antes de las 10, se puso un coto a la cantidad de pacientes que serían atendidos, pese a que siguieron llegando hombres y mujeres hasta el último minuto.

A la espera al rayo del sol, este domingo se sumó la lluvia en Mar del Plata. Foto Maxi Failla

A la espera al rayo del sol, este domingo se sumó la lluvia en Mar del Plata. Foto Maxi Failla

Se les recomendó visitar Playa Grande o El Alfar a la tarde, aunque la queja se repetía: habían ido el día anterior, pero no entraron en el cupo de 200 personas. Aunque la atención allí arranca a las 18, hay que llegar al menos dos horas antes para no quedar afuera.

La cola en el CEMA avanzó muy lentamente. De acuerdo a los organizadores, la desinfección del centro -que debía repetirse periódicamente- generaba demoras obligadas de media hora aproximadamente.

«Tengo todos los síntomas, me voy a aislar una semana y listo«, advirtió una mujer cerca de las 11.30. No fue la única en retirarse antes del final -que, por momentos, parecía inalcanzable.

En el predio que rodea al CEMA, se escucharon intercambios sobre la cantidad de contagios de personas conocidas y los síntomas de cada uno (la tos era una sonido de ambiente y los dolores de cabeza o musculares, un lugar común). Muchos habían empezado recientemente con el malestar.

Aquellos que se habían acercado a las 9, se hisoparon cerca de las 16: la insolación fue una preocupación compartida, principalmente entre aquellos que fueron con fiebre. La canilla de la pared del CEMA actuaba como un oasis momentáneo.

Una vez adentro, dos trabajadoras tomaban los datos personales (nombre, DNI, teléfono), un grupo de profesionales de la salud se encargaban de los tests y, a los diez minutos, el resultado estaba listo. Quienes no tenían esquema de vacunación completo -principalmente los jóvenes- debían extender su aislamiento, en caso de ser positivos.

En Mar del Plata, la ciudad costera más importante, no hay sitios oficiales de aislamiento. Siendo el segundo día de enero -cuando todavía no estallaron los efectos de los festejos de fin de año y de la primera semana del mes más fuerte de la temporada-, la situación requiere mayor organización.

A partir del lunes, todos los puntos de testeo volverán a funcionar con normalidad y ya se anunció la apertura de nuevos vacunatorios para descomprimir la demanda. Allí, se inoculará de forma libre con primera y segunda dosis a mayores de 3 años.

Con estas medidas, las autoridades buscan agilizar la asistencia sanitaria en el marco de la tercera ola de la pandemia y un verano muy prometedor.

MG



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.