miércoles, diciembre 8Adrogue - Buenos Aires - Argentina

Alberto Fernández llegó a Escocia para insistir en el canje de la deuda por acuerdos climáticos


Alberto Fernández llegó este domingo cuando ya había caído la noche a la ciudad escocesa de Edimburgo, desde donde este lunes viajará -hay una hora y media de distancia- a Glasgow para participar de la Conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático (COP26).

Será la última parada, de 48 horas, de la gira que llevó primero al Presidente y a una nutrida comitiva a Roma para tratar de destrabar las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional.

«Argentina va a llevar posiciones importantes respecto a aumentar el compromiso que se había fijado en París en el 2016 sobre la reducción de las emisiones. Vamos a llevar una propuesta que lo aumenta hasta 27% más de lo comprometido en (el acuerdo de) París en el 2016″, había anticipado el jueves en conferencia de prensa Gabriela Cerruti, la portavoz del Gobierno que forma parte de la delegación en Europa.

Alberto Fernández habló este domingo en la la tercera Sesión Plenaria de la Cumbre de Líderes G20.

Alberto Fernández habló este domingo en la la tercera Sesión Plenaria de la Cumbre de Líderes G20.

En las dos horas y cincuenta minutos de vuelo entre Roma y Glasgow hubo, según confiaron fuentes de la comitiva, una visible satisfacción por parte de Fernández y su entorno por la participación en el G20, cuyo documento oficial al final de la cumbre incluyó el pedido del país de pedir al FMI que revise la política de sobrecargos.

Ahora será el directorio del Fondo el que continúe con las discusiones en torno al pago de las sobretasas. Pero en la delegación oficial, la inclusión de ese pedido junto a la creación de un fondo de «resiliencia» fueron festejadas como una victoria.

Fernández había llegado a Roma en el charter de Aerolíneas Argentinas reservado para la comitiva con un discurso muchísimo más duro con el que viajó en mayo pasado. Presionado, en buena medida, por el sector más duro del Frente de Todos, que desconfía de las deliberaciones con el Fondo.

Es, de todos modos, solo un escalón más en la compleja negociación por la deuda que el año próximo implica para el Gobierno el desembolso de unos 18.000 millones de dólares con los que no cuenta.

En ese sentido, la Casa Rosada también buscará en Escocia que la cumbre climática también tenga cierto impacto en las conversaciones con el organismo crediticio.

Lo anticipó el propio jefe de Estado en el Foro de las Principales Economías sobre Energía y Clima del 17 de septiembre pasado, cuando pidió un «canje de deuda por acción climática» destinado a países de bajos ingresos y renta media. Y lo reforzó en el encuentro del G20 en la capital italiana.

«En vez de pagarle al Fondo Monetario lo que pretendemos es que un porcentaje sea utilizado para la transición ecológica que necesita cada país en el mundo», había explicado en la semana el ministro Juan Cabandié, que se sumó en Escocia a una delegación integrada, además del jefe de Estado, por la primera dama, Fabiola Yañez; los ministros Santiago Cafiero, Julián Domínguez y Matías Kulfas; Julio Vitobello, Juan Manuel Olmos, Cecilia Todesca y Cecilia Nicolini, además de Cerruti y Marcelo Martín.

Puntapie inicial

El ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible agregó, en esa línea, que el país podría canjear parte de los 19.000 millones de dólares que debe abonar el año próximo para, por ejemplo, la inversión en energías renovables. «Una contribución que beneficiará al mundo», resaltó el funcionario.

Una posición que, por ahora, no presenta resultados concretos. En la delegación remarcan, de todos modos, que se trata en definitiva de una agenda ambiental con vistas al futuro. La clave en las deliberaciones con el FMI estuvo en Italia. 

Hasta el momento, Fernández tampoco tenía agendada en Glasgow una reunión bilateral con Joseph Biden, el presidente de Estados Unidos con el que intentó encontrarse mano a mano en Roma sin éxito. Sí pudo tener un muy breve e informal saludo que el Gobierno publicitó como un gesto de distensión por parte de la Casa Blanca.

Fue después de que Mark Stanley, el futuro embajador norteamericano en el país, pidiera la elaboración de un plan económico para llegar a un entendimiento con el Fondo.

La cumbre climática de la ONU tendrá su puntapié inicial este lunes con la apertura por parte del premier Boris Johnson. El Presidente tendrá su intervención formal en la mañana del martes. El miércoles al alba ya estará de regreso en el país para adentrarse en el sprint final de la campaña electoral.

También había sido invitado Horacio Rodríguez Larreta, pero el jefe de Gobierno porteño prefirió reservarse estos días al ciento por ciento para la campaña. Es que, por ahora, desde la oposición miran como espectadores los avances en las negociaciones con el Fondo que urgen a la Casa Rosada.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *