viernes, diciembre 3Adrogue - Buenos Aires - Argentina

astronautas se refugian en sus cápsulas


Moscú destruyó uno de sus satélites con un cohete, poniendo en riesgo la base.

El Departamento de Estado de Estados Unidos acusó el lunes a Rusia de haber actuado de forma «peligrosa e irresponsable» con una prueba militar con un misil antisatélite que puso «en riesgo» a los astronautas en la Estación Espacial Internacional (EEI) por la basura espacial generada.

Los más de mil restos que se han identificado representarán un peligro para toda actividad humana en el espacio durante años.

Así lo indicó el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, en una conferencia de prensa en la que confirmó el ensayo militar por parte de Moscú en el que destruyó uno de sus satélites.

«El comportamiento peligroso e irresponsable de Rusia pone en peligro la seguridad del espacio exterior y claramente demuestra que las declaraciones de Rusia en contra del uso de armas en el espacio son falsas e hipócritas», afirmó el funcionario estadounidense.

Price aseguró que la explosión del satélite ruso ha generado más de «1.500 restos espaciales identificables» y cientos de miles más de pequeño tamaño. «Esta prueba aumenta de manera significativa el riesgo de astronautas y cosmonautas de la EEI, así como otras actividades espaciales humanas», sostuvo.

Astronautas encerrados

Actualmente, hay siete astronautas en la EEI, los estadounidenses Mark Vande Hei, Raja Chari, Thomas Marshburn y Kayla Barron; junto con los rusos Anton Shkaplerov y Pyotr Dubrov, y el alemán Matthias Maurer de la Agencia Europea Espacial.

Los astronautas de la EEI posan durante una sesión de entrenamiento. Foto: Reuters

Los astronautas de la EEI posan durante una sesión de entrenamiento. Foto: Reuters

Después del test, se les ordenó que se refugiaran en sus cápsulas acopladas a la nave espacial durante dos horas como precaución y por si había que efectuar una escapada rápida.

El laboratorio de investigación, que orbita a unos 402 kilómetros sobre la Tierra, continuó pasando a través y cerca del cúmulo de escombros cada 90 minutos, pero los especialistas de la NASA determinaron que era seguro para la tripulación regresar al interior de la estación después de la tercera ronda, de acuerdo a la agencia espacial.

«La NASA continuará monitoreando los escombros en los próximos días para garantizar la seguridad de nuestra tripulación en órbita», aseguró el jefe de la NASA, Bill Nelson, en el comunicado.

El golfo de México y un huracán captados desde la EEI, en agosto. Foto: EFE

El golfo de México y un huracán captados desde la EEI, en agosto. Foto: EFE

Los expertos dicen que las pruebas armamentísticas que destruyen satélites en el espacio representan un peligro al crear nubes de fragmentos que pueden colisionar con otros objetos, lo que desencadena una reacción en cadena de proyectiles a través de la órbita terrestre.

Qué dice Rusia

Si bien ni el gobierno ni el ejército ruso se han pronunciado al respecto. Un mensaje publicado en Twitter por la agencia espacial rusa Roscosmos minimizó el peligro.

«La órbita del objeto, que obligó a la tripulación a moverse hacia la nave espacial de acuerdo con los procedimientos estándar, se ha alejado de la órbita de la EEI», tuiteó Roscosmos. «La estación está en la zona verde».

Astronautas durante un simulacro en la EEI. Foto: AFP

Astronautas durante un simulacro en la EEI. Foto: AFP

La estación espacial, que abarca el tamaño de un campo de fútbol americano de punta a punta, ha estado ocupada continuamente desde noviembre de 2000, operada por una asociación internacional de cinco agencias espaciales de 15 países, incluida la rusa Roscosmos.

Rusia no es el primer país en realizar pruebas antisatélite en el espacio. Estados Unidos realizó el primero en 1959. En abril, Rusia llevó a cabo otra prueba de un misil antisatélite. El espacio se convertirá cada vez más en un dominio importante para la guerra. En 2019, India derribó uno de sus propios satélites en órbita terrestre baja con un misil tierra-espacio.

El ensayo militar, no informado por Rusia, se produce en un momento de crecientes tensiones entre Moscú y Washington por la concentración de tropas rusas en la frontera con Ucrania, donde según el gobierno ucraniano hay cerca 90.000 soldados rusos.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *