viernes, agosto 12News That Matters

Aumentan las consultas por Parkinson en el país y empiezan a tratarlo con neurocirugía


En ese momento, decidió dejar ese trabajo porque no se sentía bien físicamente. Uno de los padecimientos que describió fue el insomnio, motivo por el cual le realizaron el llamado estudio del sueño, y tiempo después se descubrió que estaba vinculado con la patología

“El parkinson es una enfermedad neurodegenerativa. La preocupación de muchas personas por lo general viene de antecedentes familiares, entonces ellos acuden a la clínica para saber si lo tienen o tienen posibilidades de tenerlo. También muchos se diagnostican a partir de un análisis clínico”, contó la neuróloga Andrea Baiman a El Diario Sur. Y agregó: “El diagnóstico se complementa con imágenes e incluso hay un protocolo para parkinson que permite ver si el cuerpo está alterado o no.”

Parkinson 2.jpeg

El tratamiento depende el grado de afectación que tenga. “Muchas veces el tratamiento implica un cambio en el estilo de vida del paciente. Hay modificaciones en la alimentación, ejercicios de elongación, pilates, aquagym y todo lo que permita evitar rigidez y mejore los movimientos”, contó la especialista del Centro Rossi, que también atiende en el Sanatorio San Juan, Clínica Dulce Espera y Clínica Modelo.

“Después hay desde medicamentos hasta neurocirugía, que es el tratamiento más novedoso a día de hoy. Se trata de una mínima intervención que no produce los mismos efectos adversos que las medicaciones. Muchas veces se discute porque en Argentina se suele hacer solo en pacientes graves, pero lo cierto es que se pueden hacer antes de que avance la enfermedad. Es un método que todavía falta incorporar al sistema sanitario. Habría que sumarlo al protocolo y permitir que las obras sociales puedan”, sumó.

Uno de los profesionales que realiza dicha intervención es Damián Bendersky. El neurocirujano que tiene consultorios en Lomas de Zamora, CABA y Lanús explicó por qué en el país no se dan muchas operaciones de este estilo: “En Argentina, el porcentaje que llega a una neurocirugía por Parkinson es bajo. No por no tener indicaciones, sino por la falta de acceso o el elevado costo del procedimiento. Tendría que haber muchos más pacientes si fuera todo más fácil”.

Andrea Baiman.jpeg

En ese sentido, Bendersky explicó quiénes son los que terminan accediendo a dicha práctica. “Los pacientes con Parkinson tienen un medicación que se llama Levodopa, que al principio va muy bien, y que con el paso de los años va dejando efectos adversos, como pérdida de la eficacia de la propia medicación o presencia de comportamientos anormales en el cuerpo, como movimientos rápidos y posturas anómalas de algún miembro”, contó el experto. Y agregó: “Cuando eso sucede, al paciente se le baja la medicación, lo cual hace que retornen los síntomas de la patología. Recién si se llega a eso se utiliza los tratamientos quirúrgicos”.

Neurocirugía para el Parkinson

Uno de los tratamientos más modernos para los pacientes que presentan la patalogía es la intervención quirúrgica. Quien se encarga de dicho procedimiento es el neurocirujano Damián Bendersky. En diálogo con El Diario Sur, explicó: “La cirugía consiste en colocar electrodos en el cerebro y a través de una tomografía se puede convertir toda la cabeza en una especie de caja con sistema de coordenadas. Esos electrodos van por debajo de la piel y todo se maneja con un control remoto. Algunos pacientes se intervienen en procesos sencillos y otros requieren de modificaciones más precisas. Es un procedimiento mínimamente invasivo aunque no está libre de las complicaciones de cualquier cirugía, como sangrado o infecciones”.

Andrea Baiman.jpeg





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.