martes, agosto 9News That Matters

cómo será la compleja operación para exportar los cereales bloqueados en Ucrania


Las negociaciones para abrir corredores marítimos y sacar 20 millones de toneladas de cereales de Ucrania avanzan, aunque un acuerdo solo representará un alivio parcial para los países importadores.

Las negociaciones arrancaron a principios de junio entre Rusia y Ucrania, con la mediación de Turquía.

Los dos países en guerra representan el 30% del comercio mundial de trigo.

Esas negociaciones son cruciales porque ningún otro país productor logró hasta ahora paliar el desplome de las exportaciones ucranianas (25 millones de toneladas inicialmente), en un mercado que ya estaba muy afectado por el alza de los precios de materias primas antes del estallido del conflicto.

El precio del trigo o del maíz se disparó tras la invasión rusa del 24 de febrero, y países como Egipto, Líbano o Túnez sufren particularmente de la falta de esos cereales.

Agricultores ucranianos mezclan granos de trigo y cebada en la región de Odesa. Foto: EFE

Agricultores ucranianos mezclan granos de trigo y cebada en la región de Odesa. Foto: EFE

Expectativas

Los precios comenzaron a bajar en las últimas semanas gracias a una nueva cosecha, y a las esperanzas en torno a las negociaciones para el corredor marítimo.

Y las negociaciones avanzaron estos últimos días: Turquía afirmó el lunes que se había alcanzado «un acuerdo de principio» entre ambas partes, aunque no se han resuelto «todos los interrogantes».

Por su parte, el presidente ruso Vladimir Putin condicionó la vuelta a las exportaciones marítimas ucranianas al fin de las restricciones de las potencias occidentales sobre «la exportación de grano ruso».

Sin embargo, los analistas del mercado señalan que no hay ninguna restricción occidental que afecte directamente a los productos agrícolas rusos, aunque indirectamente se ven penalizados por las sanciones contra su sistema bancario.

«Solo hay un puñado de países, entre ellos Turquía y Qatar, capaces de hablar con casi todo el mundo y evitar mayores desgracias», explicó a la AFP Colin Clarke, experto del centro de análisis Soufan en Estados Unidos.

El presidente turco Recep Tayyip «Erdogan demostró que podía hacerlo y es por eso que fue un intermediario de confianza no solamente para Rusia, sino también, aunque con reticencias, para los países de la OTAN«, remarcó Clarke.

Esta crisis ofrece nuevas cartas al régimen de Ankara. Erdogan «puede proclamar que trabaja para resolver la crisis alimentaria mundial, aunque todo el mundo sabe que Turquía bloquea las negociaciones en otros terrenos. Tienen sus preocupaciones, y sus prioridades no se corresponden con las prioridades de la comunidad internacional», añadió.

Un campo de cebada en la región de Járkov, Ucrania. Foto: AFP

Un campo de cebada en la región de Járkov, Ucrania. Foto: AFP

El 90% de las exportaciones de trigo, maíz y girasol de Ucrania se realizaban por vía marítima, esencialmente a través del puerto de Odesa, que concentra el 60% de la actividad portuaria del país.

Un acuerdo entre rusos y ucranianos deberá ante todo garantizar el desminado de los puertos, efectuado «por los ucranianos o la ONU», luego el embarque de los cereales, «que podría hacer bajo la protección de la ONU» y finalmente «la inspección de la carga» y la escolta de los buques, que reclama Rusia, para poder impedir la entrada de armas, según Edward de Saint-Denis, corredor de la firma francesa Plantureux.

Aunque fuentes diplomáticas afirman que no sería indispensable el desminado, ya que todo dispositivo militar prevé vías no minadas a lo largo de la costa.

Caminos posibles

¿Ese control podría realizarse en aguas ucranianas o internacionales? ¿Y qué barcos serían autorizados para cargar los cereales, y con qué equipajes? «Los rusos no quieren ucranianos y viceversa», explica este experto en materias primas.

Turquía propuso su flota, pero finalmente el compromiso podría llegar mediante barcos bajo bandera de conveniencia, según un observador del mercado.

«Un acuerdo logrará bajar los precios a corto plazo, pero en términos de flujos no cambiará mucho», explica Edward de Saint-Denis.

«Hay que contar entre uno y dos meses para el desminado» y luego «hay que volver a acondicionar las zonas de desembarque», en particular la zona administrativa del puerto de Odesa, destruida por los bombardeos, agrega.

«A todo el mundo le interesa que el tráfico se reanude en el Mar Negro, tanto a los ucranianos como a los rusos, que tendrán una cosecha excepcional para exportar», considera el analista de mercados agrícolas Gautier Le Molgat.

Fuente: AFP

CB



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.