sábado, enero 22Adrogue - Buenos Aires - Argentina

Con 4.005 casos, la Ciudad suma testeos y acelera la vacunación, pero por ahora no habría nuevas restricciones


Con una tasa de contagiosidad que muestra un acelerado aumento de casos de coronavirus en la población, las autoridades sanitarias porteñas se encuentran evaluando cómo continuar con las medidas tendientes a bajar el impacto de esta tercera ola que se expande y parece impactar en cada uno de los círculos sociales, laborales y personales de todas las vecinas y vecinos de la Ciudad.

Este lunes se conoció un dato de contagios récord para la Ciudad: hubo 4.005 nuevos contagios. La Ciudad superó los números de la ola de mayo, junio y julio, cuando hubo jornadas con 3.600 contagios. 

Basando la estrategia en la ampliación de los testeos y un avance en la aplicación de las terceras dosis de la vacunación, fuentes del gobierno local explicaron a Clarín que no está en los planes restringir actividades. En estos momentos, en base a la población total, el 85% de los porteños y porteñas ya tienen completo el esquema de vacunación (dos dosis); más del 92% tiene al menos una; y un 18% recibió su dosis de refuerzo.

Con esta cobertura, sumada a los porcentajes de internaciones graves -en el sistema de salud público, un 5,4% de ocupación y un 9,8% en el privado- la Ciudad entiende que en estas horas no es necesario sumar restricciones; la normativa local hoy indica que debe solicitarse pase sanitario para boliches y eventos masivos. En los hechos, en ninguna de estas actividades se está solicitando.

«El análisis de la situación es diario. La contagiosidad está en un nivel alto, muy vertiginoso, por eso estamos evaluando el impacto de las políticas implementadas en la última semana, cuando se habilitaron dos grandes centros de testeos, y las de hoy. Sabemos que Ómicron está a la vuelta de la esquina y podría sumarse a la ola de contagios actuales que responden a la demorada ola de Delta», explicaron fuentes sanitarias.

Aunque en menor medida que la semana pasada, en las Unidades Febriles de los hospitales públicos de la Ciudad se mantuvieron las colas este lunes. El hospital de Niños Pedro Elizalde fue uno de ellos. . Foto: Luciano Thieberger.

Aunque en menor medida que la semana pasada, en las Unidades Febriles de los hospitales públicos de la Ciudad se mantuvieron las colas este lunes. El hospital de Niños Pedro Elizalde fue uno de ellos. . Foto: Luciano Thieberger.

En estas horas la tasa de contagiosidad (o R0) trepó a 1,2. ¿Qué significa? Que un infectado contagia a más de una persona. Esto surge del ritmo de aumento de la cantidad de casos.

En estos momentos hay un seguimiento epidemiológico sobre más de diez contagios que podrían revelar que la nueva cepa Ómicron comenzó a circular de manera comunitaria; desde la Ciudad explican que la contagiosidad, respecto a Delta, es entre 4 y 6 veces superior.

«En general, la visión de los especialistas es coincidente. Lo que se ve ahora se estima que es la demorada ola Delta, que en el país se pudo dilatar hasta 3 meses gracias a la campaña de vacunación. En paralelo a lo que ocurre ahora mismo, estamos obligados a pensar también en el mediano plazo, más allá del verano y visualizar el comienzo de clases. Por eso estamos abocados a impulsar fuertemente las terceras dosis, para ampliar la cobertura», explicaron desde el Ministerio de Salud de la Ciudad.

Según los datos oficiales, sólo entre el 24 y 25 de diciembre se realizaron 51.572 testeos; un aumento del 73,3% en los útlimos diez días. En momentos normales, la Ciudad tiene una capacidad de procesar 30 mil testeos diarios. La semana pasada se amplió  con la reapertura del Centro Costa Salguero, para ingresar con vehículos; mientras que desde el miércoles se sumó La Rural Peatonal, con un ingreso por Avenida Sarmiento.

Además, se sumaron 4 unidades móviles que asistirán a las UFU (Unidades Febriles de Urgencia) de cuatro hospitales: Santojanni (en el barrio de Liniers), Tornú (Parque Chas), Rivadavia (Recoleta) y el Pirovano (en Coghlan). De esta manera la Ciudad buscará bajar la tensión en estos hospitales que se encuentran desbordados.

El fin de semana, un médico del Santojanni fue agredido mientras trabajada realizando hisopados. Desde la Asociación de Médicos Municipales denunciaron que los problemas comenzaron a manifestarse un mes atrás, cuando en algunas UFU se achicó la atención y en paralelo empezó a crecer la demanda de testeos. Este lunes había filas, por ejemplo, en el Pirovano. En las UFU se testea sin turno y a quienes tienen síntomas compatibles con el Covid.

Con la idea de reorganizar la atención, comenzaron controles más estrictos en los 7 grandes centros, en donde es necesario solicitar turnos online. Por ejemplo, en Parque Chacabuco, el personal chequeaba que todas las personas tuvieran un turno asignado en el control de ingreso, donde se pedía mostrar el turno en el teléfono móvil. Para martes y miércoles ya estaban todos los turnos asignados. Casi sin colas, la gente tardaba diez minutos en realizar el trámite.

Estos centros están destinados a atender a quienes son contactos estrechos de algún contagiado. Si no tienen síntomas deber sacar un turno para hisoparse a los siete días de haber tenido el contacto. Los turnos se piden en la página web del Gobierno porteño

En estas horas el gobierno nacional confirmó a Clarín que se encuentra realizando los trámites necesarios ante el ANMAT (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica) para habilitar pruebas diagnósticas rápidas -pensadas para el ámbito doméstico-, con un nivel de precisión similar a las pruebas de antígenos.

SC



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *