viernes, diciembre 3Adrogue - Buenos Aires - Argentina

cuáles son las estrategias que plantearon ejecutivos de finanzas para salir de la crisis



Para salir de esta crisis, hace falta consenso y diálogo entre los distintos sectores de la Argentina. Esta frase se repitió casi como un mantra en la primera jornada de la convención anual del Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas (IAEF) de la que participaron líderes del sector privado, funcionarios y analistas económicos, reunidos por primera vez en más de 18 meses de pandemia en forma presencial en un hotel de Nordelta.

Mientras las participaciones de los funcionarios del Gobierno Nacional apuntaron a llevar una mirada optimista sobre el camino recorrido desde la llegada al poder y constructiva hacia adelante, los analistas económicos fueron más críticos sobre la fragilidad de la situación actual.

El jefe de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, afirmó en la apertura del encuentro mediante un mensaje grabado: «Después de las elecciones (del 14 de noviembre) se requiere un acuerdo con la participación de empresarios, trabajadores, gobierno y oposición para definir los pasos a seguir en materia de educación, ciencia y tecnología; reemplazo de planes sociales por planes de empleo, y calidad institucional».

Con la mirada puesta en el día después de los comicios, el secretario de Finanzas, Rafael Brigo, aseguró que si bien «no se puede precisar la fecha», el país trabaja «cada semana» para alcanzar un acuerdo con el FMI. En tanto,el gobernador bonaerense Axel Kicillof, que estaba invitado a cerrar el evento, el faltazo a menos de diez días de las elecciones.

El día después

Por su parte, el economista Juan Carlos De Pablo advirtió que hay pocas posibilidades de que el oficialismo revierta el resultado de las PASO el domingo 14 y , de cumplirse su previsión, ”Le quedan dos años a un Presidente muy debilitado, lo cual le pone un techo político al escenario 2022″. En este sentido, el sociólogo Juan Carlos Torre afirmó: «Gobernar no es una asamblea. Hace falta un equipo con una unidad de propósitos».

Más tarde, el ex ministro de Economía, Jorge Remes Lenicov hizo hincapié en la necesidad de lograr acuerdos. «Si no los hay los gobiernos seguirán haciendo lo que hacen hace quince años: postergar los temas de fondo, que requieren acordar políticamente«, dijo,

«Cuando la situación es muy difícil, no hay ninguna manera de salir de una crisis como esta sin un acuerdo, con consenso y siempre se empieza con un acuerdo político; las dos veces que creció el país fue con un acuerdo político para tomar medidas de shock: en 1989 después de la hiperinflación, el país creció de 1991 a 1998 y el segundo fue el acuerdo de Eduardo Duhalde y Raúl Alfonsín, y eso fue lo que permitió salir de aquel abismo; ellos nunca se insultaron, siempre dialogaron”, recordó.

Pese a que un acuerdo integral parece la clave para poder destrabar las causas de las dificultades económicas y sociales hacia adelante, para la politóloga Ana Iparraguirre, es díficil que esto ocurra porque, mientras la dirigencia política no tiene los incentivos para generar un plan de consenso, hay «una brecha entre la clase política y la gente, que viene a reemplazar la grieta que existe entre los políticos»,

Al mismo tiempo, la economista de UCEMA Diana Mondino, afirmó: «Un plan siempre debe haber, el asunto es que sea creíble» y aseguró que el programa económico que se diseñe luego de las elecciones de medio término debe apuntar a: «Recuperar el nivel de actividad, trabajar con el desempleo, sacarse de la cabeza que el dolar o la inflación son el objetivo. sino tener claro que son la consecuencia del déficit fiscal que tenemos».

Dentro de este programa económico, acordar con el FMI por el mega préstamo de US$ 44.000 millones, aparece como una condición fundamental. En este sentido, el economista Guillermo Mondino, apuntó: «Para lograr un acuerdo con el FMI se necesita un consenso político alrededor de lo que se vaya a hacer. Sin ese consenso no se podrá avanzar a un programa de facilidades ampliadas y deberá irse por uno de tipo stand by».

El economista añadió: «Un acuerdo light con el FMI será como la negociación de la deuda de Guzmán. Ya sabemos cómo resultó».



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *