viernes, enero 28Adrogue - Buenos Aires - Argentina

el activista que apoyó a Argentina en el reclamo por Malvinas


Desmond Mpilo Tutu, Premio Nobel de la Paz y símbolo de la lucha contra el «apartheid» que falleció este domingo a los 90 años, nació el 7 de octubre de 1931 en Klerksdorp, una localidad al oeste de Johannesburgo, en Sudáfrica, y se convirtió en profesor antes entrar en el St. Peter’s Theological College de Rosetenville en 1958 para formarse como sacerdote.

Fue ordenado en 1961 y seis años más tarde se convirtió en capellán en la Universidad de Fort Hare. Después vivió en el pequeño reino africano de Lesotho y en Gran Bretaña, antes de regresar a su país en 1975.

Se convirtió en obispo de Lesotho, presidente del Consejo Sudafricano de Iglesias y, en 1986, se transformó en el primer arzobispo anglicano negro de Ciudad del Cabo. Fue detenido en 1980 por participar en una protesta y más tarde se le confiscó el pasaporte por primera vez. Lo recuperó para viajar a Estados Unidos y Europa, donde se reunió con el secretario general de Naciones Unidas, el papa y otros líderes religiosos.

La trayectoria de Tutu estuvo marcada por una constante defensa de los derechos humanos. Foto: AP Photo/Jack Thornell

La trayectoria de Tutu estuvo marcada por una constante defensa de los derechos humanos. Foto: AP Photo/Jack Thornell

Galardonado con el premio Nobel de la Paz en 1984 por su lucha contra la brutal opresión racista del apartheid, a Tutu se le considera una de las figuras clave de la historia contemporánea sudafricana.

Su trayectoria ha estado signada por una constante defensa de los derechos humanos, algo que le llevó a desmarcarse en numerosas ocasiones de la jerarquía eclesiástica para defender abiertamente posiciones como los derechos de los homosexuales o la eutanasia.

En 1995, durante el gobierno de Nelson Mandela, Tutu fue nombrado como presidente de la Comisión para la Verdad y la Reconciliación, que fue creada con el objetivo investigar casos de violaciones a los derechos humanos en el marco del «apartheid».

En julio de 2010, Tutu anunció que se retiraba de la vida pública para dedicar más tiempo a su familia. Dijo que solo seguiría trabajando para la organización pacifista The Elders (Los sabios).

“El 7 de octubre cumpliré 79 años y me retiraré de la vida pública. El tiempo dedicado al trabajo se limitará a una jornada a la semana hasta fines de febrero, cuando mi oficina cerrará del todo”, declaró el ex arzobispo anglicano.

Y añadió: “En vez de envejecer de manera elegante, en el hogar con mi familia leyendo, escribiendo, orando y pensando, he pasado demasiado tiempo en aeropuertos y hoteles”.

“Ha llegado el momento de frenar, de beber té con mi adorada esposa por las tardes, de ver cricket, de viajar a visitar a mis hijos y nietos en vez de asistir a conferencias y convenciones”, argumentó.

En encuentro del activista sudafricano con el Papa Juan Pablo II, en mayo de 1980. Foto: AP Photo/Massimo Sambucetti

En encuentro del activista sudafricano con el Papa Juan Pablo II, en mayo de 1980. Foto: AP Photo/Massimo Sambucetti

En los últimos años, sus apariciones se volvieron infrecuentes debido a su avanzada edad y a los problemas de salud que arrastraba desde hacía un tiempo, incluido un cáncer de próstata.

Su última participación pública había sido en unas breves imágenes en vídeo emitidas el día de su 90 cumpleaños (el pasado 7 de octubre), un aniversario que su fundación celebró con una conferencia virtual en la que participaron, entre otros, el máximo líder espiritual tibetano, el Dalai Lama; la activista mozambiqueña y viuda de Nelson Mandela, Graça Machel; o la expresidenta irlandesa Mary Robinson.

Su apoyo hacia Argentina por Malvinas

Tutu sumó su adhesión, en 2012, a una campaña impulsada por Adolfo Pérez Esquivel, en la que participaron otros cuatro Premio Nobel de la Paz, de cuatro continentes, para solicitar al por entonces primer ministro del Reino Unido, David Cameron, que atienda el reclamo argentino de soberanía de las Islas Malvinas, Georgias y Sandwich del Sur.

La intención era que el gobierno británico se hiciera eco de las reiteradas resoluciones de la Asamblea General de Naciones Unidas y de su Comité Especial de Descolonización que convocaban a reanudar las negociaciones para encontrar una solución pacífica al conflicto.

Tutu adhirió a una campaña por un reclamo de Argentina ante Gran Bretaña por las Islas Malvinas. Foto: EFE/EPA/NIC BOTHMA

Tutu adhirió a una campaña por un reclamo de Argentina ante Gran Bretaña por las Islas Malvinas. Foto: EFE/EPA/NIC BOTHMA

Además de Pérez Esquivel, Nobel 1980 en plena dictadura argentina, y Tutu, firmaron la solicitada la irlandesa Mairead Corrigan Maguire, la popular campesina guatemalteca Rigoberta Menchú, la estadounidense Jody Williams y la iraní Shirin Ebadi.

“El incumplimiento por parte del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte de las Resoluciones de las Naciones Unidas, la falta de voluntad para dialogar con un país (Argentina) democrático y con vocación de paz plenamente demostrada, y la instalación y mantenimiento de una base militar en este continente (por Mount Pleasant), su constante refuerzo y la realización de maniobras militares aeronavales, ponen en serio riesgo la paz y la convivencia de esta parte del mundo ”, rezó aquella solicitada.

Con información de agencias.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.