viernes, diciembre 3Adrogue - Buenos Aires - Argentina

«El ciclo de Hugo Moyano en Independiente está terminado»


Fabián Doman se autodefine como «un caso raro» de hincha de Independiente. Es que su padre era de Racing y él se transformó en Diablo a los 6 años, por el consejo de un desconocido y el empujón de la simpatía por el color rojo.

«Mi madre era una maestra de frontera y nos fuimos a vivir con ella y mi abuela a Clorinda, Formosa. Allí conocí a un señor que se llamaba Pedro Muñoz, que era relator en 1970. Me dijo ‘vos tenés que hacerte hincha de Independiente’. Mi madre era de Boca, yo seguía el fútbol pero no le daba mucha bola. Pedro me dijo: ‘Es el equipo de Brandao, es el que mejor juega, el mejor equipo del continente’. Me hinchaba con Independiente. Y yo miraba los partidos en la TV blanco y negro. A los cuatro o cinco meses llegó una revista deportiva a Clorinda y vi que era todo rojo. Yo estuve cinco meses siendo hincha de Independiente sin saber que se vestía de rojo. Y a mí me encanta el rojo. Cuando vi la revista dije ‘chau, soy de Independiente'».

Así lo recuerda este periodista que a sus 57 años decidió candidatearse para presidir al club de sus amores y jugará en las urnas en las elecciones del 19 de diciembre representando al frente Unidad Independiente, cuyo trinomio se completa con Néstor Grindetti (intendente de Lanús) como vice 1° y Juan Marconi (conductor televisivo) como vice 2° y que tiene al diputado del Pro Cristian Ritondo entre sus filas.

Las charlas para moldear su candidatura comenzaron hace un año. Pero en un inicio él -cuenta- «iba a las reuniones apoyando para que ellos (por Grindetti, Ritondo y el periodista Enrique Sacco) fueran los candidatos». En abril lo señalaron internamente a él como el elegido de este nuevo espacio que «representa a casi todo Independiente», según señala en diálogo con Clarín.

Doman encabeza el trinomio que completan Néstor Grindetti (candidato a vice 1°) y Juan Marconi (candidato a vice 2°). Foto: Lucía Merle

Doman encabeza el trinomio que completan Néstor Grindetti (candidato a vice 1°) y Juan Marconi (candidato a vice 2°). Foto: Lucía Merle

«Nunca tuve la fantasía de ser presidente del club, aunque es el sueño de todo hincha siempre. Yo pensé que los candidatos iban a ser otros, pero en cuanto se definió que iba yo, nunca dudé del convencimiento que tenía. Consulté con mis hijos, con mi pareja y con algunos amigos. Me dijeron desde ‘estás loco’ hasta ‘dale para adelante’. En general, el que me para en la calle me dice que le dé para adelante», explica y se entusiasma: «Estoy con muchas ganas, me salgo de la vaina. Me gustaría ganar y entrar ya al club para hacer muchas cosas».

-¿Eras de ir mucho a la cancha de pibe?

-La primera vez que fui a la cancha tenía 12 años. Arranqué, como todo el mundo, en la popular de la visera. Tuve la suerte de ver parte de la década del 70, maravillosa, única. Ojalá alguna vez la podamos repetir. Mirá, en el 79 ganamos el segundo campeonato Nacional consecutivo, el primero fue el de la epopeya en Córdoba. Al año siguiente, en enero se jugó la final del 78 con River. Empatamos 0-0 en el Monumental, River nos pegó un baile y el Chocolate Baley sacó todo. En la vuelta, Fillol fue una bestia, pero ganamos 2-0 con dos de Bochini. Esa noche volví a mi casa de Caballito caminando desde Avellaneda. Cuando sos campeón caminás un día entero. Tenía 14 años. Una vez me acuerdo que fui a la cancha de Huracán, un partido que nos bombeó el árbitro. Me quedé sin plata para el colectivo. Subí al 91 y le dije la verdad al colectivero: “Mirá, no tengo plata, vine a ver a Independiente, el árbitro nos robó y perdimos 3 a 1”. Y el colectivero me dejó subir. He ido a todos lados. Pasé de la popular a la platea baja, ahí vi uno de los partidos más espectaculares de mi vida, pero lo perdimos con Racing de Córdoba, creo que fue en el Nacional 80, un 4-3. Después tuve platea media, palco Erico. El primer clásico lo vi en cancha de Racing con hinchas de Racing. Ganamos 2 a 1 con un gol de Bertoni de tiro libre. Fue contra el arco de La Guardia Imperial. Una tarde en la que Bochini, por supuesto, jugó como los dioses.

-¿Qué lugar ocupa Independiente en tu vida?

-Los que me conocen no me aguantan. Soy insoportable. Y sufro mucho. Encima siempre jugamos viernes y sábados y si no ganás te arruina todo el fin de semana. Me quedo triste. Yo a los más chicos les digo que esto no era así. Cuando yo iba al primario ser hincha de Independiente era otra cosa, te daba otro estatus. Jugábamos a otra cosa en esa época.

-¿Por qué se fue alejando tanto de esos tiempos el club?

-La última gran presidencia fue la de Pedro Iso. Hubo un montón de factores: las crisis económicas, el descenso, la obra del estadio que yo la hubiera hecho más humilde, eso de que el hincha quiere ser campeón y se contrata a cualquier jugador, la falta de continuidad en los proyectos, la falta de proyectos… Es una sumatoria de cosas. Hay una dirigencia que no supo resolver un montón de problemas.

"Hay una dirigencia que no supo resolver un montón de problemas", dice Doman sobre el presente del club de Avellaneda. Foto: Lucía Merle

«Hay una dirigencia que no supo resolver un montón de problemas», dice Doman sobre el presente del club de Avellaneda. Foto: Lucía Merle

-¿En qué falló Moyano?

-Hizo una buena primera presidencia. Después se equivocó en todo. No sé qué le pasó entre la primera y la segunda presidencia. Tendría que preguntárselo a él. Parece otra persona. No rescato nada de los últimos años. Independiente arruinó a un tipo como Holan. Todavía no sabemos qué pasó con esas compras de la primera parte de 2018. No sabemos cómo fueron las compras de la época de Beccacece. Es un misterio que queremos que nos lo cuenten. Se tomaron decisiones de traer jugadores a precios que no correspondían y que no estuvieron a la altura. Y no fueron uno o dos; fueron muchos. Hoy la situación del club es muy mala en lo financiero, en lo económico, en lo cultural, en lo social, en lo institucional. No en lo futbolístico porque el equipo está en Sudamericana y tiene posibilidades de entrar a la Libertadores. El plantel ha hecho un gran esfuerzo sin refuerzos por las inhibiciones en FIFA, un tema muy serio. Falcioni hizo un esfuerzo enorme.

-¿Qué te gustó de esa primera gestión de Moyano?

-El ordenamiento que hicieron en el club. Recibieron un club pos descenso con muchísimas complicaciones en todos los órdenes. Con la barra… Explotaba todo. Es verdad que estábamos recién ascendidos y la vara estaba baja. Pero esa Comisión Directiva era un grupo distinto, gente que no era cercana a Hugo y que ahora muchos de ellos están con nosotros. Son Daniel Seoane, Cristian Ritondo, Carlos Montaña, entre otros. Gente valiosa.

-¿Tomarías un café con Moyano?

-Yo tomaría un café con todo el mundo. Por Independiente, con quien sea. Por supuesto, sin duda alguna. Si yo digo que Hugo tiene que bajarse suena a que lo estoy presionando y nada más alejado de eso. Pero yo creo que el ciclo de Hugo Moyano en Independiente está terminado. No tengo nada personal contra Hugo, Yoyo Maldonado o Pablo Moyano. Yo hablo de lo que es Independiente, no de lo que es Hugo Moyano como sindicalista camionero; no corresponde que opine de eso. No tengo nada personal contra ellos, pero pienso todo lo contrario a ellos. Estamos en veredas opuestas.

-Hace poco dijo que cuando se decía que él se postulaba algunos se bajaron y cuando empezó a poner en duda su postulación se volvieron a subir. ¿Lo dijo por vos?

-Y agregó algo más, dijo que faltaban huevos. Creo que lo dijo por mí y acá estamos. Huevos sobran, lo que falta es gestión. 

-¿Cómo te relacionás con la política? En la lista hay actores políticos de nivel nacional.

No soy ni kirchnerista ni anti kirchnerista. Sí tengo una ideología muy clara, yo fui jefe de prensa de la campaña de la UCeDe en 1989. Está claro que tengo una identidad liberal pero no se traduce en ninguna identificación partidaria. No pertenezco a ningún partido político. Hugo Moyano en sus ocho años de gestión jamás peronizó (sic) Independiente, aunque sí lo sindicalizó y nos hizo perder la identidad roja por la verde. Pero nunca nos peronizó. Y yo no voy a hacer del club ni Cambiemos ni Pro, ni peronista ni antiperonista. Acá la política nacional no tiene nada que ver.

"Huevos sobran, lo que falta es gestión", le contesta Doman a una chicana de Moyano. Foto: Lucía Merle

«Huevos sobran, lo que falta es gestión», le contesta Doman a una chicana de Moyano. Foto: Lucía Merle

-¿Te permitirá tu agenda y obligaciones dedicarle a Independiente el tiempo que exige?

-Las 24 horas. En caso de que el socio nos elija, yo voy a estar las 24 horas trabajando para el club. Esto requiere estar ahí. Hay que ocuparse del cloro de la pileta, de traer un 8, de contratar al DT, de ver si sirven las pelotas de tenis, de ver cómo está el predio de Wilde, Santo Domingo… Daniel Seoane será el secretario general y Christian Urreli el tesorero y ya les dije que esto será 24×7.

Las ideas de Doman para…

-La delicada situación económica: «Hay un problema muy grande que son las deudas en FIFA. Independiente incumplió con los planes de pago y hay que solucionarlo de modo urgente para poder incorporar en el mercado de pases. Para empezar, son 6.413.000 dólares y 350 mil euros. Esto es lo urgente. Estamos trabajando para conseguir la plata. Cuando yo digo lo de adelantar las elecciones es porque se genera un agujero financiero, que es el tiempo que transcurre desde que asumís el 21 de diciembre hasta que generás y te ingresan nuevos recursos, ponele a junio. Hay que vender bien la camiseta, sponsorear el estadio, explotar más lugares de donde obtener recursos. Necesitás tener un colchón financiero de seis meses para comenzar a carretear. Por eso, si ganamos, yo digo que es un gobierno de transición».

-El manejo del fútbol profesional: «El 1° de diciembre debería convocarse a una mesa de trabajo en la que participen todos los candidatos, los abogados del club, el tesorero, Falcioni y el Rolfi Montenegro. Hay que preguntarle a Julio y al Rolfi qué quieren hacer y eso no puede esperar al 21 de diciembre, para esa fecha ya tiene que estar definida la pretemporada. Si Julio quiere seguir, se decidirá en Comisión Directiva por consenso. Yo tengo técnicos en la cabeza. Hay dos que la gente me pide mucho, aclaro que no son Heinze ni Crespo. No voy a dar los nombres pero tienen que ver con el estilo de Independiente. Yo soy clásico: cuatro atrás, tres volantes y tres delanteros. Soy extremadamente insoportable con la plata y es muy difícil que me hagas comprar algunos jugadores que Independiente compró en los últimos años».

Doman muestra el informe de las deudas que acumula Independiente. "Es un problema muy grande y hay que solucionarlo", señala. Foto: Lucía Merle

Doman muestra el informe de las deudas que acumula Independiente. «Es un problema muy grande y hay que solucionarlo», señala. Foto: Lucía Merle

-El fútbol juvenil: «Es la base de todo. Uno puede emparchar la actualidad pero la salida serán las divisiones juveniles. Y en Independiente a veces los pibes llegan a Primera a una edad más avanzada que en otros clubes. Estuve viendo los resultados de las Inferiores y yo pensé que en algunas categorías estábamos mejor. Hay que hablar con quienes están a cargo y ver cómo fueron tratados y si cobran».

-La interna de la barra brava: «Si vos tenes tres facciones y las convocás a todas a la misma hora para darle los nuevos carnets te va a pasar lo que te pasó hace poco cerca de la sede. Los barras están y sabemos quiénes son, o al menos en qué sectores se ubican. Un sector lo manda Juani y el otro Loquillo. Yo no me voy a meter a dirimir esa interna, no me corresponde. No soy ni el Poder Judicial ni la Policía. Hay tareas que son de ellos. Lo que sí voy a hacer es no permitir que cualquier acto vandálico tenga lugar en el club o en sus adyacencias. Le tengo que garantizar al socio que pueda estar en paz en donde esté. Eso sí es responsabilidad nuestra. Lo que pase afuera es un problema de ellos y del Poder Judicial y de la Policía. Yo no voy a dar entradas, ni camisetas ni voy a pagar el viaje de nadie. Tampoco los persigo. Está la admisión. Son socios y el que esté en regla para entrar, entrará como socio. La política de Independiente se metió mucho con los barras. Los han usado y se han dejado usar. No les fue mal económicamente en esa relación con los dirigentes. Hay dirigentes que les piden cosas a los barras y cuando vos le pedís algo a un barra es un camino de ida».



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *