lunes, noviembre 29Adrogue - Buenos Aires - Argentina

El juez Martín Bava citó nuevamente a indagatoria a Mauricio Macri el 3 de noviembre


Luego de que el presidente Alberto Fernández firmó un decreto que releva a Mauricio Macri de su obligación de mantener en secreto los detalles de las actividades de los organismos de inteligencia, el juez Martín Bava citó al ex presidente para el 3 de noviembre a las 12 para que declare en la causa en la que se investiga si su gobierno espió a familiares de las víctimas del hundimiento del submarino ARA San Juan. Macri había sido citado para el último jueves, pero la declaración se frustró porque el juez no había reclamado el levantamiento de esa restricción, lo cual obligó a Fernández a hacerlo en tiempo récord.

Desde el 6 de octubre el juez Bava sabía que Macri no había sido relevado del secreto de inteligencia, lo cual impedía que pudiera ser indagado en la causa donde se lo imputó por presunto espionaje ilegal. Fue el motivo por el que, después de que Macri pasó una hora en el juzgado de Dolores el jueves, se suspendió la audiencia. Tras el escándalo ocurrido, el magistrado pidió a Fernández que habilite al ex presidente a divulgar información secreta. Tras la autorización, se fijó una nueva fecha. 

En el escrito que envió al Gobierno, el magistrado parece aceptar su grueso error. «Atento a lo solicitado por la defensa del imputado Mauricio Macri y por el fiscal federal en el marco de la audiencia indagatoria del nombrado, la que debió suspenderse durante el curso de la misma a fin de no afectar el derecho de defensa y evitar futuras nulificantes, requiérase al Sr. Presidente de la Nación, Alberto Fernández, que de ser necesario releve al imputado del deber de confidencialidad obrante en la ley 25.520″.

Según reconstruyó Clarín, Bava contaba desde el 6 de octubre con una respuesta de la titular de la AFI, Cristina Caamaño, en la que le informaba que no podía relevar del secreto a Macri ya que era una atribución del Presidente. Pese a esa respuesta lo citó igual y finalmente tuvo que suspender la indagatoria.

Desde la defensa de Macri sostienen que esa actitud demuestra «la intencionalidad» del expediente, es decir «una causa política impulsada ahora con fines electorales».

Al momento de explicar porqué se solicitaba el permiso de Fernández, el magistrado señaló que dicho pedido se encuentra «vinculado al requerimiento cursado por la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) para que informe el tenor del cargo que le cupo al imputado y si correspondía relevarlo del deber ya mencionado».

La interventora de la AFI le explicó juez que la Agencia «se encuentra supeditada tanto jerárquica como funcionalmente al presidente de la Nación y a las políticas que fije por imperio legal. Además la normativa vigente coloca en cabeza del Presidente de la Nación la facultad de decidir sobre la autorización de acceso a la información clasificada y sólo será el Presidente quien pueda delegar expresamente esa facultad en el funcionario que entienda».

Con los sucesos de este jueves en el juzgado de Dolores, la defensa de Macri no descarta volver a realizar un planteo ante la justicia contra el accionar del juez. «Falta mesura y se trabaja con un calendario electoral y no judicial. Macri fue traído innecesariamente a Dolores porque el juez sabía que la audiencia no se podía celebrar», planteó uno de los abogados de Macri.

Mirá también

Mirá también



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *