lunes, noviembre 29Adrogue - Buenos Aires - Argentina

En el regreso del boxeo al Luna Park, Débora Dionicius le ganó, por puntos, a Marcela Acuña


Después de 7 años, el Luna Park, escenario de combates épicos a lo largo de la historia, volvió a abrirle sus puertas al boxeo. Y fue Débora Dionicius la gran protagonista de la noche. Con un planteo sencillo pero efectivo, la entrerriana venció por puntos, en fallo unánime, a Marcela Acuña y se apoderó del cinturón interino pluma de la Organización Mundial de Boxeo (OMB).

La decisión de los jurados fue de 97-93, 97-93 y 96-94 en favor de Dionicius. Se trató de una victoria justa, frente a la primera campeona mundial argentina (ganó el título supergallo de la Asociación Internacional de Boxeo Femenino), a quien dejó sin invicto en este escenario.

La Tigresa, quien repartió su preparación para esta pelea con sus compromisos televisivos en MasterChef Celebrity, llegó a esta velada con 7 victorias en su haber en el mítico coliseo de Corrientes y Bouchard.

Dionicius hizo un combate inteligente y venció con justicia a la leyenda formoseña, doce años mayor. FOTO: MARCELO CARROLL

Dionicius hizo un combate inteligente y venció con justicia a la leyenda formoseña, doce años mayor. FOTO: MARCELO CARROLL

El primer asalto, ante unos 6 mil espectadores, fue de estudio. Ninguna entregó un margen como para propiciar un ataque rival. La cautela se apoderó del cuadrilátero y Dionicius, con algo más de movilidad que la Tigresa, pareció tener un poco más ajustada la distancia, quizás por su mayor actividad en los últimos dos años (una pelea para la Tigresa contra cuatro de la Gurisa).

El segundo asalto mostró una leve mejoría en la postura de la formoseña, de 45 años y poseedora de la Licencia número 1 del boxeo femenino en nuestro país. Sin embargo, con mucha movilidad, Dionicius, 12 años menor, logró escapar de las intenciones ofensivas de Acuña no solo en este capítulo, sino también en los siguientes.

Con un planteo inteligente, la pugilista de Villaguay se fue escapando paulatinamente en las tarjetas y la segunda mitad del combate la encontró con un control total del cuadrilátero. Se hizo lo que ella dispuso, a la distancia que ella propuso, ante una Tigresa que no logró recortar los centímetros que le hacían falta para conectar a su rival con algún golpe contundente.

La ansiedad de Acuña fue en aumento. La excampeona mundial de peso pluma (WIBA) y peso supergallo (WIBA & CMB) intentó por todos los medios lastimar a La Gurisa, pero no alcanzó ese objetivo. En el noveno asalto, incluso, la Tigresa tuvo que ser atendida por el médico, por un corte producido por un choque de cabezas.

Dionicius defendió con firmeza la victoria en el último asalto, mientras Acuña tiró todo lo que tuvo para intentar revertir un panorama claramente desfavorable, pero no lo logró.

Con este resultado, el palmarés de Acuña quedó compuesto por 50 victorias (20 KO), 8 derrotas (1 KO) y 2 empates, mientras que el récord de Dionicius, ex campeona del mundo supermosca de la FIB entre 2012 y 2018, se estableció en 32 victorias (6 KO) y 3 derrotas.

Dionicius: “Fue una noche soñada”

La nueva monarca interina de la OMB admitió, después del combate, que fue una “ noche soñada” y hasta se permitió darse un abrazo con su oponente, gran referente del pugilismo femenino en Argentina.

“Estoy muy feliz y agradecida a Dios por haberme dado la victoria. Estoy sin palabras. Fue una noche soñada. Sabía que esta era mi oportunidad. Gracias Marcela”, alcanzó a decir ante el micrófono de TyC Sports, antes de ser rodeada por los brazos de la Tigresa.

"Sabía que era mi oportunidad", dijo la flamante campeona. FOTO: MARCELO CARROLL

«Sabía que era mi oportunidad», dijo la flamante campeona. FOTO: MARCELO CARROLL

Además, reconoció: “En el noveno round me largué a llorar. Estaba muy motivada, venía hablando que para esta pelea me preparé de lo mejor”.

Tigresa Acuña: “En Débora queda un legado”

La boxeadora formoseña aceptó la derrota y no solo reconoció que su rival fue mejor esta noche, sino que, además, manifestó que con la entrerriana continúa “un legado”.

“Traté de dar lo mejor de mi, pero ella fue mejor. No la pude encontrar con lo que armamos. No quería irme del Luna perdiendo, pero estas son las cosas que van pasando, quiero seguir estando acá. Pero tampoco tengo nada que demostrar y en Débora queda un legado. El boxeo femenino está más vivo que nunca y eso es lo que amo”, expresó la Tigresa, también en TyC Sports.

La Tigresa reconoció la derrota y elogió a La Gurisa. FOTO: MARCELO CARROLL

La Tigresa reconoció la derrota y elogió a La Gurisa. FOTO: MARCELO CARROLL

Además se permitió bromear con su actuación vinculando su baja performance de esta velada con su participación en el programa culinario que se emite por Telefe. “Creo que la Tigresa no vino esta noche, se quedó a cocinar en la casa. Estoy contenta porque sé el trabajo arduo de Débora».

Otras dos consagraciones

Antes de la pelea estelar de la noche, el Luna Park fue testigo de dos definiciones antes del límite, en combates que tuvieron títulos en juego.

En primer lugar, el bonaerense Nicolás Aquino, campeón argentino entre los gallos, dejó al mendocino Kevin Muñoz sin invicto y le arrebató el cinturón sudamericano supermosca.

Lo hizo con un impactante zurdazo abierto que explotó como una bomba en la sien del apodado Diamante, y lo envió definitivamente la lona, en el quinto round.

En la pelea de semifondo, en tanto, otro bonaerense, Braian Suárez, monarca nacional mediopesado, se adjudicó el cetro latino de la OMB, que estaba vacante, al imponerse por nocaut técnico ante el colombiano Juan Boada.

Suárez derribó a Boada en dos oportunidades en el segundo asalto, mientras que en el tercero, como la supremacía del argentino era demasiado evidente, desde el rincón del colombiano decidieron tirar la toalla.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *