viernes, diciembre 3Adrogue - Buenos Aires - Argentina

En River, la preocupación por De La Cruz pasa más por su salud que por cuándo pueda volver a jugar


El hermetismo en torno a la recuperación de Nicolás De La Cruz es grande. Tanto como la incertidumbre acerca de cuándo podrá volver a jugar. El uruguayo no pisa una cancha desde hace un mes y se cree que difícilmente pueda hacerlo antes de que termine el 2021. La trombosis venosa que padece en el pie izquierdo es un tema de muchísimo cuidado.

Desde el momento que se conoció que De La Cruz padecía esa dolencia, el lunes 18 de octubre -un día después de que el uruguayo saliera reemplazado a los 24 minutos del clásico con San Lorenzo-, se supo que no se trataba de una lesión más ni tampoco de algo habitual. En ese entonces, el médico del plantel de River le admitió a Clarín que “es muy díficil determinar las causas” y que “lo más importante es enfocarse en el tratamiento”.

El tratamiento, luego de un reposo inicial, incluyó consultas y estudios con un hematólogo. “La recuperación de De La Cruz viene muy bien pero no creo que llegue a jugar este año. Es un tema delicado. Y no solo lo sigue el cuerpo médico del club, sino que hay un especialista atrás. Viene bien pero necesita tiempo”, explicó una fuente cercana al mediocampista.

Y agregó: “No hay que apurar los tiempos, se están haciendo estudios complementarios y lo importante es que de a poco la sangre vuelva a circular normalmente en la zona afectada”.

El último partido de De La Cruz fue el 17 de octubre ante San Lorenzo. Foto ALEJANDRO PAGNI / AFP

El último partido de De La Cruz fue el 17 de octubre ante San Lorenzo. Foto ALEJANDRO PAGNI / AFP

A partir del diagnóstico, el uruguayo primero hizo reposo y luego fue incorporando trabajo de a poco. Viene moviéndose en forma muy liviana con el objetivo de que se diluya el coágulo de sangre en su pie zurdo. Sólo realiza trabajos en el gimnasio, más que que nada enfocados en el tren superior, y desplazamientos de menor intensidad en el campo.

“La trombosis es un coágulo que se deposita dentro de la vena y puede estar en las venas superficiales o profundas. Las causas pueden ser muchas, ya sea por un complejo de várices previas, haber viajado mucho tiempo en avión o micro, por traumatismos reiterados o por problemas hematológicos. Los síntomas son dolor, calor local, se pone la piel roja, hay hinchazón y se palpa como si fuera un cordón. Y las medidas que se utilizan habitualmente para tratarlas son reposo, la utilización de medias de compresión elásticas y paños fríos, tomar antiinflamatorios no esteroides; y si la trombosis de las venas superficiales está cerca de la desembocadura de las venas profundas es necesario anticoagular”, explicó, en diálogo con Clarín, el cardiólogo y deportólogo Norberto Debbag (MN: 51320).

Y con respecto a la recuperación, resaltó: “El coágulo puede tardar hasta dos o tres meses en disolverse. Mientras tanto, el futbolista puede hacer actividad y ejercicios físicos de manera individual”.

Nicolás De La Cruz, en el Superclásico ante Boca. Foto EFE/Juan Ignacio Roncoroni

Nicolás De La Cruz, en el Superclásico ante Boca. Foto EFE/Juan Ignacio Roncoroni

De esta manera, y de acuerdo a lo que también analizan en el seno del cuerpo médico de River, es posible que De La Cruz recién pueda volver a sumarse al trabajo a la par de sus compañeros en el comienzo de la pretemporada, a inicios de 2022.

La prioridad, de todos modos, no pasa por volver a ver al uruguayo en acción en lo inmediato porque solo quedan cinco partidos (en tres semanas), sino que el coágulo que tiene en el pie izquierdo se disuelva lo más pronto posible sin correr riesgos para su salud.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *