viernes, enero 28Adrogue - Buenos Aires - Argentina

Entre el gobierno, sindicatos y empresarios, acordaron una reforma laboral en España


El gobierno de España, a cargo de Pedro Sánchez, anunció este jueves un acuerdo con los sindicatos y los empresarios para implementar una reforma laboral que buscará reducir la temporalidad y la precariedad del empleo y significará dar marcha atrás con las modificaciones adoptadas por Mariano Rajoy en 2012.

«Se trata de un acuerdo histórico en materia de relaciones laborales que homologa el mercado de trabajo español al europeo«, afirmó en un comunicado el Ministerio del Trabajo.

Es «un día histórico para los trabajadores y las trabajadoras en nuestro país», se congratuló ante periodistas la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, líder de la izquierda radical, socia minoritaria de los socialistas en la coalición de gobierno.

El contenido del acuerdo no se hizo público, pero el gobierno del socialista Sánchez había dicho que quería desmontar la reforma laboral implementada en 2012 por el conservador Rajoy, la cual, según sus detractores, hizo aumentar la precariedad en un país que tiene el récord europeo en tasa de contratos temporales.

El acuerdo se alcanzó con las dos principales organizaciones de empresarios, la CEOE y la CEPYME (de pequeñas y medianas empresas), y con los dos grandes sindicatos, Comisiones Obreras y la UGT.

El gobierno y los agentes sociales negociaron contra reloj, mientras la Comisión Europea reclamaba desde Bruselas la reforma a cambio del megaplan europeo de recuperación, del que España es uno de los principales beneficiarios con 140.000 millones de euros (unos 162.700 millones de dólares), y la esperaba antes de fin de año.

El proyecto de ley de reforma laboral debe ser aprobado en el último Consejo de Ministros del año, que tendrá lugar el próximo martes.

El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez. Foto: Reuter.

El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez. Foto: Reuter.

Los medios españoles adelantaron que la nueva reforma busca reducir la cantidad de trabajos temporales en España, que actualmente representa el 26,02%.

El retorno de los convenios

Según detalló El País, con la reforma habrá «sólo dos tipos de contratos temporales: estructural y formativo. El primero de ellos podrá aplicarse siempre y cuando existan circunstancias de la producción que así lo amparen» o bien la cobertura de la vacantes de otro trabajador.

Por su parte, «la vía formativa podrán llevarse a cabo contrataciones temporales en alternancia, esto es, en situaciones que incluyan trabajo y formación, pero solo a personas de hasta 30 años, durante los tres años siguientes a la conclusión de sus estudios, y que deberán estar vigiladas por un tutor. Además, su vinculación mínima será de tres meses, aunque podrá extenderse hasta un máximo de dos años».

Otro de los puntos principales afecta a la negociación colectiva entre trabajadores y empresarios, y en este sentido, recupera la norma de que un convenio se mantiene en vigor hasta que haya otro, y se acaba con la prioridad del convenio de empresa en materia salarial, frente al sectorial, «garantizando los derechos de las personas subcontratadas».

Estas dos cuestiones fueron suprimidas en la anterior reforma laboral que aprobó el Gobierno de Rajoy (PP), en plena crisis económica. Y recuperarlas era una de las principales reivindicaciones de los sindicatos, así como un compromiso del Ejecutivo actual.

Para los empresarios, el acuerdo «mantiene intactos los mecanismos de flexibilidad interna que garantizan la adaptabilidad de las empresas a las circunstancias, asegura la libertad de empresa y la seguridad jurídica y contribuye a la paz social».

En tanto, los sindicatos destacan que es el primer acuerdo en democracia (desde 1977) “en sumar derechos, no recortarlos”.

DS





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.