viernes, enero 28Adrogue - Buenos Aires - Argentina

Gabriel Boric apunta a comenzar su gobierno con la reforma tributaria como primer desafío


El flamante presidente electo de Chile, Gabriel Boric, pretende iniciar su gobierno desde su asunción el 11 de marzo próximo con el rápido envío al Congreso del que será el proyecto clave para financiar las emblemáticas reformas sociales y económicas contenidas en el programa de la alianza Apruebo Dignidad que lo llevó al Palacio de La Moneda en el balotaje de hace una semana.

Según informa la prensa chilena citando fuentes cercanas al líder izquierdista, Boric se colocaría así en la senda abierta por la ex presidenta Michelle Bachelet, quien también dio comienzo a su gestión con el lanzamiento de la última gran reforma tributaria realizada en el país en abril de 2014.

Aunque aún no se conocen los detalles del programa de reforma tributaria del nuevo gobierno trasandino, Boric intentará lograr la aprobación de un proyecto que recaude un 5% del PIB bajo su mandato (que podría abarcar un 8% del PIB en 8 años), mediante la eliminación de exenciones, reducción de la evasión, impuestos verdes y al patrimonio y royalties a la gran minería, entre otros asuntos.

La movida deberá estar condicionada por el equilibrio de fuerzas en el Congreso. “El mandato de Boric es de construir acuerdos muy amplios con las distintas fuerzas políticas y la sociedad civil porque entendemos que las reformas deben ser estables y perdurar”, afirmó el economista Nicolás Bohme, coordinador de un equipo de 30 expertos que trabaja en la confección de la reforma, indicó ayer el diario La Tercera.

Gabriel Boric pretende iniciar su gobierno con el rápido envío al Congreso de la ley. Foto AFP

Gabriel Boric pretende iniciar su gobierno con el rápido envío al Congreso de la ley. Foto AFP

Complejidad

Ese medio, agregó que en el círculo cercano del presidente gana terreno la opción de enviar el grueso de la reforma en marzo y separar en otro proyecto posterior los impuestos verdes, dada su complejidad técnica y efecto político.

La intención es que tanto el fin de las exenciones, las medidas antielusión y evasión fiscal, así como el impuesto patrimonial, comiencen a recaudar en 2023. Un año después entraría a regir el royalty a la minería.

“Es una reforma que nos permitirá financiar muchos de los aspectos del programa de gobierno de manera responsable fiscalmente y nos pone a tono con los países de la OCDE en términos de recaudación como porcentaje del PIB y progresividad”, consignó Bohme.

Por su lado, según consignó el diario El Mercurio, el miembro del Consejo Asesor Económico del presidente electo, Eduardo Engel, dijo que no se podrán concretar algunos “proyectos importantes” debido a que la situación macroeconómica y fiscal será “difícil”.

“Claramente, la situación macroeconómica y fiscal será difícil durante el gobierno que viene, y priorizar significa postergar programas que uno inicialmente planeaba realizar”, subrayó el especialista, sin precisar cuáles serían las áreas excluidas.

Abrazo de Gabriel Boric con un seguidor. Foto AP

Abrazo de Gabriel Boric con un seguidor. Foto AP

Negociación

Dado que la ambiciosa reforma ha recibido reproches y rechazos de sectores del oficialismo y empresariales, el círculo cercano de Boric ya diseña la estrategia política y legislativa para allanar el camino.

En la misma línea, el economista de la Universidad de California, Sebastián Edwards, estimó que sería “un error” tratar de pasar una gran reforma tributaria, ya que corre el riesgo de quedar entrampada y no ser aprobada por el Congreso.

“El programa contempla aumentos de impuestos por 5% del PIB, lo que es una cifra enorme. Para ponerlo en su dimensión correcta, se trata de aumentar en 25% lo que ya se recauda. Además, es cuatro veces más de lo obtenido con la reforma de Bachelet”.

La reforma se topará con problemas fiscales preexistentes. Según el Banco Central de Chile, el crecimiento económico, que este año se acerca al 12% del PBI, gracias a un fuerte impulso con fondos estatales para reactivar el consumo, se frenará abruptamente. Para el año próximo se espera una expansión de entre 1,5% y 2,5%.

Las cuentas fiscales están en rojo. “Y éste será un tema crucial”, explicó a Clarín Tomás Rau, director del Instituto de Economía de la Universidad Católica de Chile. “Este año el déficit fiscal efectivo llegará al 8,3% y la deuda pública se aproximará al 39% del producto”, agregó.

Pero también enfrentará rechazos en el Congreso, pese a que Boric atenuó la radicalidad de algunas de sus propuestas para ganar el balotaje. Tanto en Senado como en Diputados los bloques de derecha e izquierda quedaron empatados, lo que significará un freno a las reformas más radicales.

Sin mayoría propia, el presidente deberá conseguir el apoyo de otras fuerzas políticas. El diálogo y la flexibilidad serán así esenciales.

Fuente: AFP, AP y Clarín

PB



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.