viernes, diciembre 3Adrogue - Buenos Aires - Argentina

Good Bye, Fidel! Ajuste monetario en Cuba para bajar la inflación


Mariano Murillo, funcionario del régimen cubano y jefe de la Comisión Permanente para la Implementación y Desarrollo, dijo por estas horas que, “cuando sobra dinero en la economía, casi siempre hay inflación y lo primero que hay que hacer es, a través de políticas fiscales, controlar el dinero que hay en la economía”.

Esta frase golpea fuerte en Buenos Aires, justo en momentos en los que líderes políticos (y periodistas) ponen en duda que la emisión no genera inflación. En Argentina, el Banco Central, directamente, no habla de precios. En La Habana, por lo visto, no es así.

Cuba espera para este año una tasa de aumento de sus precios mayoristas de 1.200%. Dejando de lado el hecho de que el mundo vive azorado por un repunte inflacionario por el Covid, el salto de los precios en la isla es más bien consecuencia de un ajuste cambiario y monetario puesto en marcha en el arranque del año.

Un bvicitaxi, un empleo informal , en una calle de La Habana.AFP

Un bvicitaxi, un empleo informal , en una calle de La Habana.AFP

Fue el 1° de enero cuando el régimen ordenó la unificación del tipo de cambio y, como ocurre siempre cuando hay diferentes niveles para el dólar, los precios de la economía aumentan al devaluarse la moneda y corregirse los tipos de cambio. Esto es lo que ocurre en Cuba hoy en día.

Una vez que se da ese paso, las herramientas básicas para contener la inflación son las políticas fiscal y monetaria. Cuba las está implementando por lo que Murillo dijo ayer.

– Sobre la política fiscal: “La inflación minorista, superior a la diseñada, ha reducido la capacidad de compra que dio la reforma salarial, el crecimiento de las pensiones y la Asistencia Social, sobre todo en los sectores de menor ingreso”.

– Sobre la política cambiaria: “Si queremos que haya un equilibrio monetario, el Estado tiene que recoger el 92 % de los ingresos monetarios de la población, y según los últimos estimados, las cifras andan alrededor del 67 %”.

No es ni el Bundesbank ni el FMI. Es la conducción de la economía en Cuba 2021. Cualquier semejanza con aquella película Good byeLenin!, en la que un hijo hace lo imposible para cuidar de su madre, mostrándole de a poco los cambios de la Alemania del Este tras la caída del Muro, pareciera que acá sucede igual .

Los economistas no están seguros de muchas cosas pero sí de una: en el largo plazo, el crecimiento de la cantidad de dinero explica casi todo lo que ocurre con la inflación.

Por supuesto que, en el corto plazo (días, semanas, meses), la inflación depende de perturbaciones que no tienen por qué consistir en cambios en la cantidad de dinero. Algo de eso vemos hoy en el mundo con el Covid: los cuellos de botella presionan sobre los precios independientemente de la cantidad de dinero.

Los Bancos Centrales del todo el mundo hacen lo que Murillo dijo: controlar-regular el dinero que hay en la economía. Muchos lo usan utilizando la tasa de interés, otros los agregados. “El programa de ordenamiento fue considerado desde un principio limitadamente inflacionario”, dijo ayer Murillo sobre la unificación cambiaria. Ahora ajustan. Todo lo contrario a lo que dijo Alberto Fernández el miércoles en Morón: la inflación no es un problema monetario, dijo. En La Habana opinan lo contrario.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *