martes, agosto 9News That Matters

insólita explicación y pedido de disculpas



El error de Lucas Hoyos que facilitó el gol de Godoy Cruz en el empate 1 a 1 con Vélez en Mendoza se robó buena parte de los comentarios alrededor del encuentro que abrió la 11ª fecha de la Liga Profesional de Fútbol. Sin embargo, hubo otra situación que ocurrió en el Malvinas Argentinas y que llamó la atención: la expulsión de Alexander Medina. Esta vez no fue por una airada protesta del vehemente entrenador uruguayo, sino por una infracción.

Sí, Medina cometió una infracción.

Se jugaban 37 minutos del segundo tiempo y el duelo se encaminaba al 1 a 1 que habían edificado los goles de Pier Barrios y Diego Godín en el primer cuarto de hora, cuando Matías Ramírez, quien había ingresado apenas cinco minutos antes por Tadeo Allende, intentó escapar de la marca de Tomas Guidara por la banda izquierda del ataque del conjunto tombino, cruzó ligeramente la línea lateral y cayó tras recibir un golpe. No había sido el lateral derecho de Vélez quien lo había impactado, sino el entrenador del elenco visitante.

Medina intentó hacerse el desentendido y argumentó que Ramírez colisionó contra él, pero claramente había sido el uruguayo quien había extendido su pierna derecha para interrumpir la carrera del exjugador de Ferro y Villa Dálmine. El árbitro Pablo Echavarría hizo caso omiso al alegato del entrenador y le mostró la tarjeta roja.

“Él venía forcejeando en una jugada con Guidara, se resbaló y salió del campo. Yo estaba cerca y, por instinto, le puse el pie”, reconoció Medina, quien aceptó que la decisión de expulsarlo por ello había sido correcta. “Pablo es un buen árbitro y me explicó bien lo que había sucedido. Lo entendí, lo comprendo y está bien”, remarcó.

De todos modos, el Cacique intentó añadir una llamada al pie para procurar una explicación sobre su conducta. “Los entrenadores sentimos el fútbol de una manera muy especial. Hace algunos años dejé de jugar, pero nunca perdí eso del futbolista. Siento como ellos en todas las ocasiones”, argumentó. Al parecer, ese instinto todavía latente lo lleva a disputar balones como cuando brillaba como goleador en Nacional de Montevideo.

“Fue sorpresivo y raro, un acto incomprensible. Me puso el pie para que me cayera”, se quejó Ramírez tras el encuentro. Y detalló: “Al principio, no me di cuenta. Pero cuando vi que había un pantalón de jean entrando a la cancha, me pareció una locura, (una jugada) antideportiva. Me di vuelta y me di cuenta de que había metido el pie dentro de la cancha”.

Si bien parecía más sorprendido que enojado por la maniobra, el delantero de 23 años destacó que la de Medina no había sido “una buena actitud”. “Y el error queda más expuesto porque es una persona grande y tiene muchos años en el fútbol. Él sabe que estuvo mal y tiene que pedir disculpas”, reclamó.

Sin llegar al punto de golpear a un rival, Medina ya había visto una tarjeta roja por interferir en el desarrollo de un partido. El 22 de agosto del año pasado, durante un encuentro que Talleres, su equipo en aquel momento, le ganó 2 a 1 a Unión en Santa Fe por la séptima fecha de la Liga, Nazareno Arasa lo expulsó por cruzar la línea lateral e intentar interceptar un balón.





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.