viernes, enero 28Adrogue - Buenos Aires - Argentina

Julián Álvarez, un ascenso meteórico que lo convirtió en el mejor futbolista del año y un 2022 con un sueño Mundial


Cuando el 2021 arrancó, Julián Álvarez tenía 10 goles con la camiseta de River, no era titular en el equipo de Marcelo Gallardo y no había sido convocado a la Selección Mayor. El cordobés termina el año siendo la estrella del conjunto de Núñez, figura del fútbol argentino, campeón de América con Argentina e integrante habitual de las listas de Lionel Scaloni. En definitiva, se convirtió en el futbolista del año.

A los 21 años, este joven delantero que festeja sus goles como Spiderman, en honor al apodo de Araña que le pusieron cuando era chiquito y gambeteaba sin parar a otros chicos en las calles de Calchín, explotó. Pero antes hubo un proceso. Luego de tres temporadas en Primera, llegó el momento de la erupción.

River jugó su primer partido del 2021 el 2 de enero contra Boca, en la Bombonera, por la Copa Maradona. Y Álvarez se quedó afuera del banco de suplentes por una dorsalgia, provocada por un golpe en la zona dorsal. Se recuperó para la serie contra Palmeiras por las semifinales de la Copa Libertadores 2020, que se jugaron en esos primeros días de 2021 e ingresó en los segundos tiempos de ambos partidos, pero no pudo contribuir a que el equipo del Muñeco llegara a la final de la cita continental.

El primer gol de Álvarez en el año fue en febrero, ante Deportivo Pronunciamiento de Entre Ríos, por la Copa Argentina. Y el siguiente en el 5-0 a Racing por la Supercopa Argentina, como para empezar a dejar en claro que iba a aparecer en los momentos claves. Luego le marcó otro a Godoy Cruz, en una goleada 6-1 en Mendoza por la Copa de la Liga Profesional, una noche en la que jugó un gran partido, en sintonía con sus otros dos compañeros de ataque, Matías Suárez y Rafael Borré. En ese momento, Julián ya buscaba su lugar.

El primer festejo del año para Álvarez: contra Deportivo Pronunciamiento. Foto MARCELO CARROLL

El primer festejo del año para Álvarez: contra Deportivo Pronunciamiento. Foto MARCELO CARROLL

River tenía vaivenes en su rendimiento y había una disyuntiva para Gallardo: si jugaba con los tres atacantes, el equipo parecía descompensado por momentos. Entonces, si jugaba con dos puntas, el que quedaba afuera era Julián, ya que estaba detrás de Suárez y Borré.

Esta situación quedó expuesta al comienzo del segundo semestre. En la ida de los octavos de final (1-1 en el Monumental) contra Argentinos Juniors, Álvarez fue titular junto a Matías Suárez y Braian Romero, quien había llegado en el receso, tras la partida de Borré al fútbol alemán. Pero en la vuelta en La Paternal (victoria Millonaria por 2 a 0), Gallardo cambió el esquema. Jugó con un 4-4-2 y Julián fue al banco de suplentes.

La chispa que encendió el fuego

Alvarez celebra ante Boca. Luego sufriría la eliminación. Foto Pool via REUTERS/Daniel Jayo

Alvarez celebra ante Boca. Luego sufriría la eliminación. Foto Pool via REUTERS/Daniel Jayo

Para ese momento, de todos modos, el pibe de Calchín ya había empezado a mostrar personalidad como para hacerse cargo del ataque de River en circunstancias adversas. El brote masivo de coronavirus que el plantel sufrió en mayo no lo alcanzó a él y pudo jugar contra Boca, por los cuartos de final de la Copa de la Liga Profesional y ante Independiente Santa Fe, por la Copa Libertadores, la noche que atajó Enzo Pérez.

Álvarez hizo un gol en cada partido. El del Superclásico llevó la serie a los penales (en la que él convirtió), aunque no alcanzó para evitar la segunda eliminación al hilo ante el rival de siempre. El de Santa Fe sirvió para ganar ese partido histórico y que River pudiera meterse en los octavos de final.

Julián tenía, en ese entonces, el impulso de una convocatoria sorpresiva a la Selección. Lionel Scaloni, lo había incluido en la lista de los jugadores que estarían ante Chile y Colombia, la doble fecha de Eliminatorias previa a la Copa América. Y que para el cordobés llegaría con premio: tuvo su debut con la camiseta albiceleste en la Mayor ante el conjunto chileno en Santiago del Estero. Ingresó en el segundo tiempo por Angel Di María.

Pero eso no fue todo: Julián integró el plantel que salió campeón en la Copa América. Jugó 34 minutos en la goleada 4-1 a Bolivia y se colgó la medalla en el Maracaná.

Julián Alvarez en la Selección Argentina. Foto: @Argentina

Julián Alvarez en la Selección Argentina. Foto: @Argentina

Tras un breve descanso, se sumó a River para arrancar el segundo semestre, el que marcaría su explosión definitiva. Antes, rechazó una oferta del Orlando City de la MLS. Quería triunfar con la banda roja sobre el pecho.

El primer gol de la segunda parte del año se lo hizo a Godoy Cruz en Mendoza, en un partido en el que River jugó con mayoría de suplentes y perdió. La titularidad empezaría a llegar de a poco. Primero con Boca, por Copa Argentina, donde Julián falló un penal en la definición, y ante Atlético Mineiro, por la Libertadores.

Luego, sería confirmada en la victoria Aldosivi en la fecha 8 del torneo local (hizo un gol y erró un penal) y ratificada a la vuelta de la doble fecha de Eliminatorias de septiembre, ante Newell’s en Rosario, cuando Suárez ya estaba lesionado.

El Big Bang

Esa noche, Álvarez estuvo en modo Messi. Tal vez, potenciado por los entrenamientos que compartió con el crack rosarino en la Selección. Hizo dos goles y dio dos asistencias para el exagerado 4-1 de River sobre Newell’s, ya que el equipo del Muñeco no había jugado bien. Desde ahí, Julián no paró.

Apareció en momentos importantes, como contra Talleres cuando a pesar de no haber anotado, fue figura. Y rompió todas las redes. Le hizo dos a Boca, tres a San Lorenzo y hasta cuatro a Patronato, entre otros tantos.

Alvarez festeja uno de sus tantos ante Boca. Foto Maxi Failla

Alvarez festeja uno de sus tantos ante Boca. Foto Maxi Failla

Le marcó también a Central Córdoba, a Argentinos, y uno decisivo contra Platense para dejar al conjunto Millonario en las puertas del título. No faltó en la noche de la consagración ya que también marcó en el 4-0 a Racing.

Después, llegó uno más en la última fecha ante Atlético Tucumán para terminar el torneo local con 18 goles y consagrarse como el goleador del certamen. Y para cerrar el año, la descosió en la final ante Colón en Santiago del Estero. Hizo dos y participó de los otros dos para la goleada 4-0 con la que River obtuvo el trofeo de campeones.

Así, llegó a los 26 goles en el año (20 en el segundo semestre), que, sumados a los 10 que ya tenía, lo dejaron en el cuarto lugar de los goleadores del ciclo Gallardo con 36 tantos, detrás de Borré (54), Alario (41) y Scocco (38).

Un sueño Mundial

Álvarez tiene la mira puesta en el Mundial de Qatar. Foto EFE/Juan Ignacio Roncoroni

Álvarez tiene la mira puesta en el Mundial de Qatar. Foto EFE/Juan Ignacio Roncoroni

Los últimos días del 2021 de Álvarez transcurren en México, donde se encuentra de vacaciones junto a uno de sus hermanos y varios amigos, entre ellos Lucas Beltrán, ex compañero en River. Y mientras disfruta de la playa, a la figura del fútbol argentino lo espera un 2022 cargado de desafíos, pero que tendrá un objetivo principal: el Mundial de Qatar.

El delantero cordobés sueña estar en la máxima cita futbolista, que se llevará a cabo entre el 21 de noviembre y el 18 de diciembre de 2022, a la que la Selección Argentina ya está clasificada. Y su anhelo no está alejado de la realidad. Lionel Scaloni lo tiene en cuenta y, si hoy tuviera que dar la lista definitiva, el pibe de Calchín estaría entre los 23 nombres.

Como pasó con Gallardo en River, Scaloni viene aplicando la misma fórmula con Julián en la Selección: lo va llevando de a poco. Lo citó por primera vez a mediados de este año; lo hizo debutar contra Chile por las Eliminatorias en suelo argentino y lo incluyó en la lista de la Copa América, en la que lo puso un poco más de media hora en el encuentro contra Bolivia cuando Argentina ya estaba clasificada a los cuartos de final.

El Araña en una práctica de la Selección. Foto Maxi Failla

El Araña en una práctica de la Selección. Foto Maxi Failla

Después del título obtenido en Brasil, lo convocó en las siguientes jornadas de Eliminatorias, en septiembre, octubre y noviembre. En la de septiembre (Venezuela, Brasil y Bolivia) no jugó. En la de octubre, entró en los segundos tiempos del empate con Paraguay y de la goleada a Uruguay. Pero no jugó ante Perú. Y en la tercera, no ingresó en Montevideo contra los uruguayos, pero sí en San Juan ante Brasil.

En sus partidos en la Selección, Álvarez fue rotando posiciones, como le venía pasando en River. Jugó como extremo, como punta, como segunda punta. No tuvo una posición fija. Y se va adaptando de a poco a compartir cancha con otros grandes futbolistas que ya tienen su experiencia en Europa.

¿Podrá competirle mano a mano a Lautaro Martínez el puesto de centrodelantero? Como alternativa al ex Racing, Scaloni tiene a Joaquín Correa, por el momento. Pero Julián ya parece estar por delante de Lucas Alario y competirá con Correa. ¿Y si Scaloni lo prueba junto a Lautaro como dupla de ataque? Es una posibilidad que se maneja para momentos específicos de los partidos.

“Con el nivel que está teniendo, si sigue en este nivel, da igual dónde juegue. Lo está haciendo muy bien en River y para nosotros es igual donde esté. Lo importante es el nivel que demuestre en su equipo, no me meto en dónde tiene que ir a jugar. Estamos contentos con su presente, es un chico que lo tenemos desde hace tiempo en Juveniles y ha dado un salto muy bueno. Además de ser un gran chico, está jugando muy bien”, expresó Scaloni en una conferencia de prensa al ser consultado respecto si sería mejor que Álvarez jugara en Europa en el año del Mundial.

Elecciones

Alvarez, hoy, estaría entre los 23 que irían al Mundial. Foto REUTERS/Agustin Marcarian

Alvarez, hoy, estaría entre los 23 que irían al Mundial. Foto REUTERS/Agustin Marcarian

Y ahí se abre una disyuntiva. Porque si bien a Álvarez le falta el roce del fútbol europeo, una transferencia en este momento puede hacerle correr riesgo de perder continuidad si es que no se adapta rápidamente o si pierde ritmo de competencia. Algo así le pasó a Lucas Martínez Quarta, quien al estar en un gran nivel en River, llegó a ser titular en la Selección y luego de su partida a Fiorentina, donde es suplente, perdió terreno en el seleccionado argentino. Esa situación, en la intimidad, le hace mucho ruido a Álvarez.

Es por eso que el juvenil delantero, que el 31 de enero cumplirá 22 años, no se desespera por los sondeos que le hicieron a su representante desde Europa. Por él ya preguntaron clubes importantes como FC Barcelona, Inter de Milán (estas dos instituciones ya avisaron que en este mercado de pases no harán ofertas por Julián), Bayern Munich, Juventus, Manchester United, Manchester City, Bayer Leverkusen y Fiorentina. Pero si ninguno ejecuta la cláusula de rescisión, que es de 20 millones de euros, Julián seguirá en River.

Álvarez no solo es la figura del fútbol argentino, sino que también puede convertirse en el rey de América. Es que el cordobés está entre los cuatro candidatos a ser elegido como el mejor jugador del continente en la tradicional encuesta y premiación que el diario El País de Uruguay realiza desde hace 36 años.

Compite con Gabriel Barbosa, figura y goleador del Flamengo, Hulk, goleador del Atlético Mineiro, campeón del Brasileirao, Gustavo Gómez, defensor y capitán de Palmeiras, que se consagró campeón de la última Copa Libertadores.

MC



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.