sábado, enero 22Adrogue - Buenos Aires - Argentina

«La digitalización tiene un límite»


«Fue un desafío avanzar con la digitalización, pero hoy podemos decir que Banco Macro es un banco digital, un banco que ofrece lo mejor de los dos mundos, en el sentido de que tenemos más de 500 puntos de atención personalizada en todo el país, que sigue siendo vital, y la pata digital, que es todo lo que hemos lanzado, tanto para banca empresa como para individuos», asegura el gerente general de la entidad Gustavo Manríquez.

Al frente del Macro, la segunda entidad privada de capitales nacionales del país, que oscila entre el 5° y 6° puesto del sistema financiero por depósitos y créditos, Manríquez o sencillamente «Paco», como lo conocen en el mundo financiero, se puso al hombro el proceso de transformación, que se profundizó durante la pandemia y que le permite decir que hoy en día «el Macro es un banco digital». 

«En el Banco Macro el cliente va a elegir qué quiere hacer: si le gusta el mundo digital, tiene todas las herramientas a su disposición para operar 100% por esta vía. Si prefiere la atención presencial, de la banca tradicional, va a poder ir a cualquiera de nuestras sucursales. Sobre todo si aparece alguna dificultad, o un reclamo, y necesita que alguien lo escuche», asegura.

Manríquez, una de las voces más escuchadas de la banca privada local, hace foco en el «cara a cara» como una ventaja comparativa respecto a los nuevos jugadores en el mercado local. entidades 100% digitales y fintech. «Creo que eso es una debilidad de la banca digital porque después el cliente no encuentra una cara confiable con quien hablar. Para mi la digitalización tiene un límite, dice.

El Macro tiene presencia en 500 puntos del país. En algunos lugares es la única entidad financiera presente. «Estamos al interior del interior», afirma el banquero. «Hay lugares donde la conectividad no es buena. Por más que se tengan herramientas digitales, el cliente necesita acercarse a la sucursal para operar. Hemos rediseñado el lobby para que la gente pueda operar allí en un entorno digital y de autogestión».

Por eso, asegura que la entidad no modificará su esquema de sucursales físicas. «No hemos cerrado sucursales. No tenemos contemplado cerrarlas. al contrario: hemos remodelado algunas y tenemos pendiente abrir una o dos en los próximos meses. Tenemos un proyecto en Pilar», comenta en diálogo con Clarín, «Nos vamos a diferenciar con esto: vamos a ser un banco presente y cercano, vamos a seguir en el interior del interior», remarca.

El banquero reconoce que la pandemia fue un catalizador para esta transformación: «Tuvimos más de 5 millones de transferencias entre la app y el homebanking y cero sucursal. Hay 286 millones de ingresos a los canales digitales. Es impresionante», asegura. «La gente se acostumbró al sistema de turnos. La atención via WhatsApp influyó para hacer un seguimiento y evitar que las personas vayan a la sucursal. Tenemos que seguir trabajando para que absolutamente todos los procesos sean digitales».

Mirá también

Mirá también



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *