viernes, enero 28Adrogue - Buenos Aires - Argentina

la historia del joven que tiene la cara desfigurada por la pirotecnia


Las fiestas son unas de las fechas del año en las que más pirotecnia se vende y se usa. Pero los fuegos artificiales no solo pueden ser molestos para niños y mascotas, sino que son también peligrosos para los que los usan. De eso puede dar fe Samuel Rodrigues, un joven brasileño cuya vida cambió para siempre por un accidente pirotécnico.

La noche del 17 de noviembre de 2012 Samuel tuvo un grave accidente mientras trabajaba en un festival de música en el estado de Goiás, en Brasil.

El joven fue alcanzado por un fuego artificial y tuvo que ser internado de urgencia en el hospital de Clínicas de la Universidad Federal de Goiás, según indican en un reportaje de la BBC. «Tenía un agujero en la mayor parte de la cara», señala el joven.

El joven de 29 años cuenta su historia en TikTok.

El joven de 29 años cuenta su historia en TikTok.

«Cuando estaba terminando de quitar las protecciones en el escenario y preparándome para bajar, se dispararon los fuegos artificiales. No sé si fue automático o si había alguien detrás para controlarlo», dijo.

«Uno de esos fuegos artificiales me dio en la cara. En ese momento, no me di cuenta de que me habían alcanzado. El impacto fue como un puñetazo, me mareé un poco y me acosté con el pecho hacia abajo, en la estructura del escenario, para no caerme. Tuve un desmayo de milisegundos. Cuando levanté un poco la cabeza, vi estallar los fuegos artificiales cerca de mí y tuve la sensación de que uno me había golpeado», agrega el joven recordando aquel día.

Así, fue internado y operado de urgencia. «Me pusieron alfileres y placas en la cara. Debajo de los ojos perdí prácticamente todos los huesos. Me pusieron una malla de apoyo en el globo ocular. El trauma que tuve en la cara fue surrealista», le cuenta a la BBC.

Un accidente a los 19 años le cambió la vida por completo.

Un accidente a los 19 años le cambió la vida por completo.

El cirujano plástico que lo trató, Carlos Gustavo Neves, especialista en microcirugía reconstructiva, es muy descriptivo: «Perdió por completo el tejido de la piel en la región central de la cara, todo el labio superior, el músculo en esa región, parte del maxilar derecho y parte del maxilar izquierdo. También perdió todo el paladar duro y blando, por lo que quedó sin la separación entre boca y nariz, zona que quedaba como si fuera una sola cavidad».

Además, Samuel perdió la vista del ojo izquierdo y el 80% de la del derecho. Por su fuera poco, desde entonces respira por traqueotomía.

Mirarse al espejo

Tras el accidente, Samuel no pudo mirarse en el espejo hasta semanas después. «Pasé años escondiéndome», le dice a la cadena británica BBC.

El joven se casó y logró formar una familia.

El joven se casó y logró formar una familia.

La primera vez que el joven pudo mirarse en un espejo asegura que fue «un shock» para él. En un principio, Samuel evitó mostrar su rostro en redes sociales y solo compartía fotos con la cara tapada. 

Hasta que un día se decidió a hacerlo: «Estaba viendo el vivo de un chico en TikTok, le pedí participar y él aceptó. Estaba sin máscara y me tomó por sorpresa, porque no sabía si iba a aceptar. Fue la primera vez que expuse públicamente mi rostro».

Sufrió un grave accidente a los 19 años.

Sufrió un grave accidente a los 19 años.

Sentimiento liberador

Asegura que esto «fue un sentimiento liberador» y entonces comprendió que muchas personas se identificaban de alguna manera con su historia. Por ello, desde ese momento empezó a compartir vídeos en TikTok sobre su vida. De hecho, ya tiene más de 70.000 seguidores en esta red social.

Hoy comparte su vida con su esposa y su hijo de tres años.

Hoy comparte su vida con su esposa y su hijo de tres años.

«Conté toda mi historia en ese vivo y pensé que habría juzgamientos o bromas sobre mi apariencia, pero eso no fue lo que pasó», dice. 

«Mi historia puede ser un estímulo para quienes experimentan problemas emocionales, incluso puede colaborar a buscar ayuda», dice. 

Pese a la desgracia, la vida tiene otro color para Samuel. A principios de 2020, Samuel logró jubilarse por incapacidad. Hoy a los 29 años vive con su esposa, Karla Giovana, y su hijo de tres años en la casa que él mismo construyó. 



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.