viernes, enero 28Adrogue - Buenos Aires - Argentina

La maestra que fue acusada de abuso y agredida ahora reclama una reparación


Las denuncias por abuso sexual contra dos docentes del jardín N° 922 de El Jagüel, en el partido de Esteban Echeverría, saltaron a los medios de comunicación de todo el país a fines de noviembre tras una batalla campal en la propia escuela.

Los videos, grabados por algunos de los padres que irrumpieron en el establecimiento y golpearon a la maestra de 51 años y al profesor de educación física de 28 acusados, resultaron una pieza fundamental en las investigaciones que se desprendieron del caso.

Ahora el abogado de la maestra denunciada le aseguró a Clarín que todas las pericias realizadas con los niños que presentaron las denuncias dieron resultado negativo por lo que no habría existido abuso. Pocas horas después de la denuncia y el intento de linchamiento, los docentes ya habían sido liberados. 

«El miércoles de la semana pasada llegaron todos los informes del área de Niñez que fueron incorporados a la causa, consisten en entrevistas a los niños para determinar si hubo ASI (abuso sexual infantil), y si están en condiciones de ir a Cámara Gesell», detalló Guido Antonucci, abogado de la maestra denunciada.

Y agregó: «De todos los informes que llegaron, unos 25, todos dieron negativo. Los niños fueron entrevistados por distintas psicólogas y ninguno dio indicios de abuso».

Además, la investigación se complementó con tres declaraciones en Cámara Gesell a los hijos de las tres madres que impulsaron las denuncias. «Ese tipo de declaración es determinante y allí también fueron desestimadas«, señaló Antonucci.

A partir de ahora, la fiscal Verónica Pérez deberá decidir si sigue analizando a otros chicos o si considera pertinente continuar con la investigación. Para Antonucci «sería complicado conseguir otro tipo de pruebas» y es probable que la investigación termine. 

En paralelo, avanza la denuncia contra los padres que ingresaron por la fuerza al jardín y golpearon a los docentes, además de otra serie de destrozos por los que serán investigados. «Eso está avanzando mucho, tenemos identificadas a muchas personas que cometieron lesiones y estragos en el jardín», señaló el abogado.

En los videos tomados en el lugar podía verse el momento en que decenas de personas entraban al establecimiento ubicado en Catamarca 1201 y atacaban a golpes a los denunciados y a otros docentes que intentaban frenarlos. Además, quedó registrado que robaron las computadoras del jardín, el dinero de la cooperadora, la bici de la maestra y la billetera de un portero.

«Hubo incluso dos personas con armas de fuego y otra con una botella de un líquido inflamable con la que amenazó no sólo prender fuego el jardín, sino también a los policías que se acercaron para intervenir», apuntó el abogado. Dos agentes estuvieron de baja por la ART luego de los disturbios tras haber sufrido lesiones leves. 

Denuncias de abusos en Jardín Infantes Nro. 922 El Jagüel. 
Foto: Luciano Thieberger.

Denuncias de abusos en Jardín Infantes Nro. 922 El Jagüel.
Foto: Luciano Thieberger.

Por último, el abogado también adelantó que iniciarán acciones legales contra periodistas que, en el marco de las coberturas televisivas sobre el caso «sentenciaron que la maestra era una violadora». Afirmaron que se pedirá «una reparación» para la docente.

En las denuncias que se habían presentado, las familias de varios niños de preescolar acusaban de «maltratar, golpear, manosear y encerrar a los niños y niñas» a los docentes señalados. En ese momento estimaban que unos 50 chicos podrían haber sufrido abusos.

Las denuncias comenzaron a sucederse durante un fin de semana, después de que una madre compartiera en un grupo de WhatsApp la sospecha de que su hija de 5 años había sido víctima de abusos. Horas después, se produjo el escrache en el que debió intervenir la policía bonaerense para evitar que lincharan a los acusados.

En respuesta a las agresiones, desde el gremio docente Ademys llamaron a un paro por 24 horas en todo el distrito de Esteban Echeverría y repudiaron la violencia.

Durante las siguientes semanas los padres realizaron marchas, cortes de avenidas y colocaron carteles en el frente del jardín para pedir que se siguiera investigando la denuncia. 



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.