viernes, enero 28Adrogue - Buenos Aires - Argentina

La pareja de la ciclista que murió tras ser atropellada en los Bosques de Palermo aseguró que «fue un asesinato»



Luego de que Marcela Bimonte, de 62 años, falleciera por las heridas que sufrió al ser atropellada este domingo mientras andaba en bicicleta en los Bosques de Palermo, su pareja, Luis Ceccato, que se encontraba junto a ella al momento del accidente y que también sufrió lastimaduras, no dudó en calificar la tragedia como «un asesinato«.

“Alguien decía que esto fue un masacre. Esto no fue un accidente de tránsito. Yo no sé si estaba loco o borracho, pero venía a una velocidad terrible y se metió en la bicisenda. Nosotros no íbamos por la avenida, íbamos por la bicisenda de la mano que nos corresponde. Fue un asesinato», sentenció el marido de la víctima en declaraciones a C5N.

Luego, pidió que se haga justicia y que José Carlos Olaya González, que embistió a cinco personas con un Ford Focus Rojo y que luego dio positivo en un testeo para detectar presencia de droga en su organismo, asuma las consecuencias: «Lo que deseo es que realmente los culpables paguen como corresponde, que no haya nada que los pueda deslindar de la responsabilidad”.

Por otro lado, recordó el momento de la tragedia y brindó una crónica detallada: “Veníamos pedaleando por la bicisenda, yo venía adelante y ella venía atrás, había otros ciclistas. De repente, apareció el auto este que se cruzó directamente, venía a las chapas. Atropelló a alguien adelante, porque después vi que había alguien tirado”.

“Se llevó por delante un cartel, que con las chapas del cartel me cortó el brazo, la pierna y los golpes que tengo en las costillas. Caí yo, muy ensangrentado estaba. Lo primero que hice fue gritar por ella: ‘Marce, Marce’. Y no me contestaba. Solo veía el auto. Fui atrás del auto y la vi a ella tirada inconsciente, estaba mal. Había otros ciclistas que pararon, llegó la Policía”, continuó Ceccato, que junto a su pareja había fundado Bicicleteadas Zen, un grupo de ciclistas y meditación.

Y agregó: “Yo vi que gritaban: ‘No se escapen, no se escapen’. Yo estaba al lado de ella, tratando de sacarle la sangre de la boca, no podía respirar”.

“Circulábamos nosotros con todos los elementos de seguridad, con cascos y guantes, salimos con luces, somos respetuosos de las leyes de tránsito. Somos extremadamente precavidos. Íbamos despacio, mirando, no esperábamos que se nos tirara una auto arriba”, remarcó. 

Por último, volvió a apuntar contra la imprudencia al volante del joven de 32 años, que tras el accidente decidió darse a la fuga, aunque luego fue detenido: “Por la velocidad a la que nos llevó puestos a todos no venía paseando, venía a demasiada velocidad para estar paseando. No sé si estaba corriendo una picada o si se estaba escapando, pero no era velocidad de circulación normal por ningún lado en Capital”.

La fuga del conductor

En la grabación se ve cómo el conductor baja tranquilamente del auto. Revisa -y parece sacar cosas- del habitáculo destruido y también del baúl. A su alrededor están las dos mujeres que lo acompañaban y que, a diferencia de él, se quedaron en el lugar hasta que llegó la Policía alertada por un llamado al 911. Fueron demoradas, declararon y quedaron libres.

Mientras el conductor se mueve con tranquilidad alrededor del auto recogiendo sus pertenencias, se escucha la voz de la persona que filma: «¡¡No se van… ehh!!», advierte. Y amenaza: «Ahí le voy a pedir a la policía…». Sin embargo, el joven se pone la mochila al hombro y deja el lugar, caminando entre los restos del desastre.

Cuando el conductor se aleja, se escucha la desesperación del testigo que filma: «Flaco…flaco…flaco; ¡vení para acá!«, grita.

El joven que manejaba fue identificado como José Carlos Olaya González. Es argentino y tiene 32 años. Según reconstruyeron los investigadores, metros más adelante se subió a una camioneta Jeep -color negra-, patente IED 733, que fue a recogerlo. A partir de allí emprendió la huida.

La Policía de la Ciudad le hizo un seguimiento por el sistema de Alerta Temprana del Anillo Digital. Unos 40 minutos después el Jeep fue detectado en la bajada del Puente Pueyrredón, en Avellaneda. Se dio aviso a la Policía de la Provincia, que lo detuvo minutos después. En su interior iban el conductor del Focus y otros tres acompañantes: uno de 20, y dos de 29 años.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.