viernes, enero 28Adrogue - Buenos Aires - Argentina

La poderosa dinastía Le Pen, en peligro de desaparecer en Francia


La dinastía Le Pen está en peligro de desaparición en Francia. En plena campaña presidencial francesa, Marine, la última política de la familia y candidata, le envió en Nochebuena un saludo al pueblo francés esperando que en el 2022 “nuestro querido país encuentre el camino del renacimiento”.

¿Es que estaba hablando de ella misma? Hoy Marine le Pen, líder de su nuevo partido Rassemblement National, lucha por su sobrevivencia política e ideológica. Nadie sabe si podrá llegar a la segunda vuelta en las elecciones presidenciales franceses del año próximo.

A cuatro meses de los comicios, Eric Zemmour, un nuevo candidato de la ultraderecha, anti inmigrantes y anti musulmán, le disputa su electorado, que se divide entre los más ricos de Francia, los obreros y Chalecos Amarillos.

En la víspera de Navidad, su casa de St Cloud fue pintada con graffitis llamando a votar por Éric Zemmour.

Marine le Pen, líder de su nuevo partido Rassemblement National, lucha por su sobrevivencia política e ideológica. Foto NYT

Marine le Pen, líder de su nuevo partido Rassemblement National, lucha por su sobrevivencia política e ideológica. Foto NYT

Nunca se puede dar por extinguida a una Le Pen. La historia de la familia es la de la resurrección, el reciclamiento y el traspaso de padre a hija o a nieta. Una saga familiar, nepotista y política, que se extiende hasta ahora.Pero son sus propios consejeros los que revelan: ”Todo está en tren de pudrirse”.

Es demasiado pronto para descartar a la abogada Marine Le Pen, de 53 años, hija de Jean Marie, fundador del Frente National, que ella recicló como Rassemblent National y le costó la ruptura paternal, mientras trabaja para reavivar su tercera campaña para la presidencia.

Sin embargo, la candidatura de Zemmour, el polemista antiislámico y columnista del diario Le Figaro, le ha robado el poder de fuego.

Así ha abierto el camino para un posible avance de Valérie Pécresse, la candidata elegida inesperadamente este mes por el partido republicano conservador, hija ideológica de Jacques Chirac y ex ministra, con una buena experiencia de gestión en el gobierno y en la Isla de Francia.

Le Pen corre codo a codo con Pécresse, líder del consejo de la región de París, o justo detrás de ella con Zemmour en cuarto lugar, según muestran las encuestas. El presidente Emmanuel Macron sigue siendo el favorito para ganar la segunda vuelta del 24 de abril, ya sea contra Pécresse o Le Pen, excepto en una encuesta que le dio a Pécresse la ventaja.

¿Y si Marine no llega al balotaje?

Si Marine Le Pen no pasara la primera vuelta de las elecciones presidenciales del 10 de abril probablemente terminaría con su tiempo como campeona de la derecha nacionalista y la dinastía fundada hace 50 años por Jean-Marie Le Pen, su padre, bajo el nombre Frente Nacional.

La menor de las tres hijas de Le Pen se mantiene firme, ofrece su estilo de liderazgo populista protector y se niega a meterse en el territorio tóxico ocupado por Zemmour.

A ella no le faltan los consejos contradictorios de la empresa familiar. Jean Marie, el patriarca de 93 años, a quien expulsó del partido en 2015 antes de cambiar su nombre a Rassemblement Nacional, cree que su hija se ha ablandado.

Su campaña necesita una «dosis de virilidad» para revitalizarla contra Zemmour, dijo Jean-Marie Le Pen. No dudaría en votar por Zemmour si «parece estar mejor ubicado en el campo nacional», agregó.

Eric Zemmour, político y periodista de derecha que le quita el sueño a Le Pen. Foto Bloomberg

Eric Zemmour, político y periodista de derecha que le quita el sueño a Le Pen. Foto Bloomberg

Marion Maréchal, de 32 años, la sobrina de Marine, que tiene sus propios seguidores entre el ala católica de la extrema derecha, también ha mostrado su apoyo a Zemmour. Llegará el momento en que «hay que preguntarse quién está en mejor posición para ganar» se interrogó la abogada y ex diputada, cercana al integrismo católico.

Maréchal, hija de la hermana de Marine, Yann, de 58 años, y legisladora, abandonó el partido para fundar una escuela de ciencias políticas de derecha en Lyon.

Sin embargo, la hermana mayor de Marine, Marie-Caroline, de 61 años, que gestiona sus viajes de campaña, todavía está a bordo, después de haber sido expulsada del Frente Nacional por su padre.

La disputa

“Marine tiene todas las cualidades necesarias para ser jefa de Estado”, dijo Marie-Caroline recientemente. “Es una trabajadora, inteligente y tranquila”.

Philippe Olivier, el esposo de Marie-Caroline, es el principal estratega de Marine. No tiene ninguna duda de que ella puede ganar si ignora las provocaciones de Zemmour.

“Nos importa un comino Éric Zemmour”, dijo Olivier al sitio de noticias francés Challenges este mes. «Él nos ayuda a concentrarnos y está construyendo una reserva de votos para nosotros».

Jordan Bardella, el líder interino del partido de 26 años durante la campaña, dice que Zemmour simplemente está reciclando los «viejos tiempos» de las sulfurosas décadas de Jean-Marie Le Pen, una línea con la que Marine no está de acuerdo.

Marion Marechal-Le Pen, saluda a su abuelo, Jean-Marie Le Pen, en una foto de archivo de 2012. Foto AP

Marion Marechal-Le Pen, saluda a su abuelo, Jean-Marie Le Pen, en una foto de archivo de 2012. Foto AP

Hemos abandonado la candidatura de protesta, a pesar de la embriaguez que puede provocar”, dijo. “Mi familia política ha emergido de su postura de división en los márgenes y ha hecho el trabajo necesario para convertirse en un partido de gobierno creíble”, dijo al sitio de noticias Valeurs Actuelles. Zemmour tenía talento para «crear expectación» con su retórica radical y límite, dijo.

“Éric lo hace maravillosamente. Es un hombre de los medios de comunicación y del mundo político «. Sin embargo, agregó que dudaba que pudiera continuar hasta abril.

Figuras de alto nivel en el partido de Le Pen argumentan que con su racismo manifiesto, Zemmour ha ayudado al hacerla parecer, en comparación, “razonable y elegible”.

También está obteniendo votos «nacionalistas» potenciales para ella cuando llegue a la segunda vuelta, presumiblemente contra Macron. En 2017, Le Pen fue derrotado con un 34 por ciento contra el 66 por ciento de Macron. Las encuestas muestran que todavía es probable que pierda, pero solo unos pocos puntos por detrás de Macron.

El Dr. Jean-Yves Camus, un experto académico de extrema derecha, dijo que era imposible predecir el destino de Le Pen. “Hay una cierta lasitud en el electorado del Rassemblement Nacional. El nombre de Le Pen parece sinónimo de fracaso en las elecciones presidenciales ”, dijo a Challenges.

Para el académico, Zemmour, sin embargo, aún tenía que demostrar que tenía algo que ofrecer más allá de “un discurso reaccionario sobre el declive francés con tintes xenófobos”.

PB



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.