domingo, enero 23Adrogue - Buenos Aires - Argentina

La variante Ómicron avanza sin tregua y genera preocupación en Sudamérica


Después de algunos meses de relativa y engañosa calma, el coronavirus volvió a hacer estragos en todo el mundo por intermedio de la variante Ómicron, la cepa que llegó para ocupar el lugar de preponderancia que había adquirido Delta, y que entre sus principales propiedades tiene una por demás peligrosa: ser fácilmente transmisible de una persona a otra.

A este contexto, por supuesto, no escapa Sudamérica, donde esta variante elevó considerablemente la cantidad de contagios. Mientras, las máximas autoridades de cada país de la región toman nota sobre el escenario actual para disponer las medidas necesarias con el fin de detener, o al menos alivianar, las consecuencias del nuevo brote.

Para entender el panorama regional, es preciso, primero, entender la situación mundial. Según cifras oficiales, en la primera semana de 2022 se detectaron más de dos millones de casos diarios de covid-19 en todo el mundo; una cifra que se ha duplicado en diez días. En promedio, precisamente, se detectaron 2.106.118 nuevas infecciones cada día.

Por supuesto que esto responde al surgimiento de Ómicron en Botsuana y Sudáfrica, en noviembre de 2021. La cepa disparó los contagios y los elevó en un 270 por ciento en todo el globo.

La gran mayoría de los nuevos casos se detectan actualmente en Europa (7.211.290 casos en siete días, +47% en comparación con la semana anterior) y en Estados Unidos/Canadá (4.808.098 casos, +76%). Estas dos regiones representan respectivamente 49% y 33% de los casos contabilizados en el mundo en una semana.

En Sudamérica, puntualmente, el menú se presenta similar a otros continentes o regiones, en lo referido a la preocupante escalada de Ómicron.

Argentina, por caso, superó los 100 mil contagios por tercer día consecutivo, después de tocar su techo el viernes, con 110.533. Según el último parte oficial, con los 101.689 nuevos casos y otras 37 muertes, nuestro país acumula desde el inicio de la pandemia, en marzo de 2020, 6.237.525 positivos y 117.465 fallecidos.

En Buenos Aires se ven largas colas en los centros de testeos de covid-19. Foto: Luciano Thieberger.

En Buenos Aires se ven largas colas en los centros de testeos de covid-19. Foto: Luciano Thieberger.

Ómicron, por supuesto, fue gran responsable de esta escalada voraz: en el primer día del año, se informaron 20.020 casos, lo que representa un crecimiento del 450% en una semana.

El Ministerio de Salud argentino informó además que hay 603.561 casos activos de covid, con 1.852 pacientes internados en terapia intensiva, 172 más que el viernes, pero con un número inferior al que se registró durante la segunda ola en Argentina, donde había más de 7.000 personas en UTI.

El resto de los países sudamericanos

Uruguay es otro de los países de esta parte del continente donde Ómicron no da tregua, al provocar el cuarto día consecutivo con récord de infectados (6.578), además de promover pacientes activos en todos sus departamentos.

En suma, son 443.436 los positivos que acumula el país oriental desde que declaró la emergencia sanitaria, el 13 de marzo de 2020, con 6.189 muertos en total, uno en la última jornada, y 33 personas internadas.

Por su parte, Brasil, que confirmó 49.303 infectados nuevos en las últimas 24 horas, totalizando 22.499.525 desde la llegada del coronavirus, destacó a través de su Ministerio de Salud que “el registro de personas que se recuperaron de la enfermedad representa una mayoría expresiva del total de casos acumulados (96,2%)”.

Según confirmó recientemente, el país que preside Jair Bolsonaro, de polémicas medidas en el manejo de la pandemia, distribuirá pruebas rápidas de antígenos en todo el país, algo que estuvo en el centro de la escena durante la última semana en Argentina.

Se repartirán cerca de 28,2 millones de unidades para el diagnóstico de la enfermedad, de las cuales 13 millones, según el Ministerio de Salud brasileño, se dispensarán en las próximas dos semanas. El país totaliza 619.937 fallecidos por covid y 227.269 personas aún internadas por culpa de ese virus.

Un hombre se realiza en test en Brasil, que repartirá pruebas rápidas de antígenos en enero. Foto: Sergio Lima / AFP

Un hombre se realiza en test en Brasil, que repartirá pruebas rápidas de antígenos en enero. Foto: Sergio Lima / AFP

El resto de las naciones sudamericanas también centran su atención en el combate contra el coronavirus en general, y contra la cepa Ómicron en particular. En Chile, que presenta 1.825.417 casos acumulados, 39.251 fallecidos y 1.725 internados, se confirmó la cifra de casos nuevos más alta desde el 27 de junio del año pasado, al trepar a 4.380 positivos en la última jornada.

De todas formas, el ministro de Salud, Enrique Paris, valoró “lo vital e importante” de la vacunación al apuntar que en aquella misma fecha el país trasandino lamentó el fallecimiento de 135 personas, mientras que hoy informó 19.

En Colombia, el titular de Salud y Protección Social, Fernando Ruiz Gómez, admitió que existe “una circulación muy alta de Ómicron” y precisó que “cerca del 70 por ciento de los casos de covid de los últimos días muy probablemente se encuentran relacionados con esa variante». La nación colombiana, que contabiliza 5.300.032 infecciones y 130.288 decesos en total, decidió en este marco modificar los lineamientos para el manejo del coronavirus.

Entre las principales novedades, los contactos estrechos asintomáticos, con esquema completo de vacunación, no requieren aislamiento. Por el contrario, quienes tengan esquema de inoculación incompleto o no estén vacunados, deben realizar 7 días de aislamiento.

Por su parte, Ecuador sufre con la variante Ómicron y espera un alza significativo para las próximas semanas. Su ministra de Salud, Ximena Garzón, indicó que aquella cepa ya es la predominante, desplazando a la Delta, y que el 80% de contagiados la tienen. En la primera semana de enero, hubo 7.000 nuevos casos.

En Paraguay, Ómicron también va en ascenso: la directora del Laboratorio Central de Salud Pública, Carolina Aquino, anunció oficialmente que el 50% de los casos detectados, corresponden a esa variante, que se encuentra circulando en 11 de las 18 regiones sanitarias del país.

En Bolivia, el desembarco de la cepa es “inminente”, según reconoció el ministro de Salud y Deportes, Jeyson Auza. Venezuela y Perú, en tanto, cuentan con un número elevado de pacientes internados, con 4.968 y 4.319, respectivamente, según los últimos datos oficiales.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *