sábado, enero 22Adrogue - Buenos Aires - Argentina

le robaron el auto y murió al caer de una camioneta de la policía tras una discusión con los agentes



Un confuso y lamentable hecho sacudió la mañana de Rosario este jueves. Un hombre que había denunciado el robo de su auto viajaba en la caja de una camioneta de la policía y murió luego de caer desde el rodado hacia el pavimento.

La versión de los agentes que intervinieron es que el hombre de 35 años, identificado como Pablo Javier Bossio, tras haber sufrido el robo de su Volkswagen Gol Trend, había detenido al patrullero para exigir que lo llevaran en el vehículo, pero los policías se negaron, por lo que habría intentado saltar a la parte posterior.

«De improvisto notan que se mueve, salta con el móvil en movimiento y por el envión da tumbos y golpea su cabeza contra el cordón de calle Matienzo al 1700, donde debido a un golpe se produce su muerte», se detalla en el informe policial, que admite que Bossio había discutido con los ocupantes de la camioneta.

Esa narración choca con lo que declararon ante la prensa local los familiares de Bossio, quienes afirman que se trató de una muerte causada por la violencia policial.

«Yo reconocí el cuerpo y está todo golpeado, desde la cabeza a la espalda, en todos lados. Para mí fue abuso policial», manifestó Andrés, hermano del fallecido, en una entrevista con El Tres.

Al ser consultado por los golpes que aseguró haber visto en el cuerpo de su hermano, aclaró que no habían sido causados en el robo, ya que «el chorro no le hizo nada».

«Los policías lo hicieron subir atrás y salieron a toda velocidad, supuestamente», afirmó.

Conmocionado, Andrés contó que habló con la fiscal interviniente, Mariana Prunotto: «Me llamó y me dijo que van a abrir una investigación a los dos policías pero, ¿quién me lo devuelve a mi hermano? Tiene una esposa y dos hijos».

Más tarde, fuentes policiales le informaron a El Tres que el hermano del fallecido quedó detenido por «amenazas y portación de armas».

Prunotto solicitó incidencia al 911 y el relevamiento de las cámaras del lugar, así como que se realice una autopsia bajo el protocolo de Minnesota. Además, en el operativo se secuestraron los GPS de los móviles involucrados y se pidieron los registros de las comunicaciones de policías y y de los agentes que estaban en el procedimiento.

La investigación se llevará en conjunto con la oficina de violencia institucional del MPA y las tareas investigativas serán realizadas por la División Judiciales de la Unidad Regional II de la Policía local.

Por el momento, ninguno de los policías involucrados quedó demorado.

DB



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *