martes, agosto 9News That Matters

Lucas Pratto, una piedra en el zapato que incomodó otra vez al club que hizo más feliz



Lucas Pratto volvió a tener una noche especial. Jugó otra vez contra River y tuvo un muy buen partido ante su ex equipo. Como en la serie de octavos de final en la que el Vélez dejó afuera al de Núñez, el Oso dejó todo en la cancha. Y con su esfuerzo y su juego, contribuyó a que el conjunto de Liniers pudiera empatar el partido en tiempo de descuento y darle otra sonrisa al público “velezano”. Así, se volvió a tomar otra revancha tras su problemática salida de River, en un marco de tensión con Marcelo Gallardo.

Hubo cinco jugadas puntuales en las que Pratto marcó su presencia. En la primera, apareció por el centro del área y su remate se fue apenas por encima del travesaño. En la segunda, en el arranque del segundo tiempo, Armani le descolgó un centro rasante. En la tercera, un cabezazo se le fue apenas desviado. En la cuarta, hizo una corrida formidable por la izquierda en la que arrastró a Javier Pinola. Y en la última, ya sobre el final, ganó de arriba (Pinola reclamó un empujón) y su cabezazo lo sacó Armani. De ahí, vino la jugada del empate.

Pratto tuvo un duelo particular contra Jonatan Maidana y Pinola, los históricos marcadores centrales de este River, quienes hace tiempo no jugaban juntos y lo hicieron ya que Pinola jugó por la ausencia de David Martínez, quien fue desafectado porque falleció su abuelo. Y si bien el Oso ganó algunas y perdió otras, los exigió en todo momento. Fue una complicación para la defensa de River.

A los 34 años, Pratto vive una especie de renacer futbolístico en la etapa final de su carrera. Es que, luego de la dura lesión (fractura de peroné derecho con compromiso ligamentario) que sufrió en el Feyenoord de Holanda y de su partida de River, su futuro era una incógnita.

Y ahí apareció Vélez, su casa, que lo cobijó nuevamente. Con el cariño que le brindaron en el club y con las ovaciones de los hinchas en cada partido, Pratto se fue fortaleciendo anímica y futbolísticamente. Y si bien River siempre estará en su corazón porque allí logró la Copa Libertadores, ese trofeo que tanto deseaba para su carrera, hoy se debe a Vélez, tal como él dijo. Y así lo demostró una vez más.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.