domingo, enero 23Adrogue - Buenos Aires - Argentina

«Muchos conflictos, crisis y contradicciones no terminan nunca»


El papa Francisco deseó este sábado «paz y concordia» para el mundo y reclamó que haya «diálogo» para resolver los «muchos conflictos, crisis y contradicciones» abiertos a nivel global. Fue en un mensaje navideño en el que además pidió «solidaridad, reconciliación y pacífica convivencia» en toda América.

Desde la Basílica de San Pedro, el Pontífice dio la bendición Urbi et Orbi (A Roma y al mundo), tradicional de la Navidad, bajo lluvia y frente a un aforo reducido debido a la situación que vive el mundo por la pandemia.

En un mensaje en el que pidió por varios conflictos abiertos en el mundo, Francisco lamentó que en el ámbito internacional exista el riesgo de no querer dialogar, el riesgo de que la complejidad de la crisis induzca a elegir atajos en vez de los caminos más lentos del diálogo. Son los del diálogo —sumó el Pontífice—, en realidad, «los únicos que conducen a la solución de los conflictos y a beneficios compartidos y duraderos».

Así, Jorge Bergoglio lamentó la existencia de «muchos conflictos, crisis y contradicciones» que «parece que no terminan nunca y casi pasan desapercibidos».

«Nos hemos habituado de tal manera que inmensas tragedias ya se pasan por alto; corremos el riesgo de no escuchar los gritos de dolor y desesperación de muchos de nuestros hermanos y hermanas», se lamentó el Papa.

Los fieles se reúnen bajo la lluvia para escuchar la bendición Urbi et Orbi de Navidad del Papa Francisco en la Plaza de San Pedro. Foto: EFE.

Los fieles se reúnen bajo la lluvia para escuchar la bendición Urbi et Orbi de Navidad del Papa Francisco en la Plaza de San Pedro. Foto: EFE.

En su novena Navidad como Papa, Francisco deseó «que en los corazones de los pueblos del continente americano prevalezcan los valores de la solidaridad, la reconciliación y la pacífica convivencia, a través del diálogo, el respeto recíproco y el reconocimiento de los derechos y los valores culturales de todos los seres humanos».

En una referencia explícita a la situación global por la difusión del coronavirus, el Papa aprovechó el mensaje para pedir por «las víctimas de la violencia contra las mujeres que se difunde en este tiempo de pandemia«, así como dedicó también un mensaje «a los niños y a los adolescentes víctimas de intimidación y de abusos«.

Tras reiterar sus pedidos para que se «encuentren las soluciones más adecuadas que ayuden a superar la crisis sanitaria y sus consecuencias», el Pontífice argentino insistió una vez más con el reclamo para «hacer llegar la asistencia necesaria, especialmente las vacunas, a las poblaciones más pobres«.

En ese marco, Francisco no olvidó tampoco recordar «el drama de los emigrantes, de los desplazados y de los refugiados». 

Más allá de los conflictos, el Papa renovó su compromiso ambiental y pidió que «las autoridades políticas» puedan «llegar a acuerdos eficaces para que las próximas generaciones puedan vivir en un ambiente respetuoso para la vida».

El Papa Francisco entrega la bendición Urbi et Orbi en la Plaza de San Pedro, en el Vaticano. Foto: EFE.

El Papa Francisco entrega la bendición Urbi et Orbi en la Plaza de San Pedro, en el Vaticano. Foto: EFE.

Paz en el mundo​

«Niño Jesús, concede paz y concordia a Oriente Medio y al mundo entero», pidió el Pontífice, al recorrer varios de los conflictos abiertos en el mundo por los que la Santa Sede mantiene su preocupación.

Francisco lamentó la situación del «pueblo sirio, que desde hace más de un decenio vive una guerra que ha provocado muchas víctimas y un número incalculable de refugiados«.

«Miremos a Irak, que después de un largo conflicto todavía tiene dificultad para levantarse«, recordó el Papa sobre el país que visitó en marzo de este año.

Tras volver a reclamar por la «enorme tragedia olvidada por todos» de Yemen, el Papa pidió recordar «las continuas tensiones entre israelíes y palestinos que se prolongan sin solución, con consecuencias sociales y políticas cada vez mayores».

Entre las problemáticas de Medio Oriente, incluyó también la del Líbano, lugar que aspira visitar en 2022. Francisco lamentó que el denominado «País de los cedros» sufriera «una crisis sin precedentes con condiciones económicas y sociales muy preocupantes»-

Bergoglio indicó además su pedido de apoyo «a todos los que están comprometidos en la asistencia humanitaria a las poblaciones que se ven forzadas a huir de su patria», en particular en el «pueblo afgano, que desde hace más de cuarenta años es duramente probado por conflictos que obligan a muchos a dejar el país».

Además, el Papa hizo un pedido para que «las autoridades políticas» del mundo puedan «pacificar las sociedades devastadas por tensiones y conflictos».

En esa línea, pidió por el diálogo en Myanmar y reclamó que no «se propaguen en Ucrania las metástasis de un conflicto gangrenoso» que sacude al país europeo.

Los pedidos del Papa recorrieron también varios conflictos en África, incluida Etiopía, y un deseo general para «la región del Sáhel, que padece la violencia del terrorismo internacional«.

Francisco elevó además su pensamiento por «los pueblos de los países del Norte de África que sufren a causa de las divisiones, el desempleo y la desigualdad económica«, y deseó el fin de «los conflictos internos de Sudán y Sudán del Sur», adonde quiere viajar el año próximo.

Con información de Télam.

LGP​



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *