viernes, enero 28Adrogue - Buenos Aires - Argentina

“No les digo adiós, sino hasta luego”, dijo Víctor Escobar, quien se convirtió en el primer enfermo no terminal de Latinoamérica que recibió la eutanasia



Víctor Escobar pudo cumplir con su voluntad y finalmente en la noche de este viernes 7 de enero falleció en una clínica de Cali tras recibir la eutanasia.

«Después de dos largos años, en los cuales, Víctor sintió dolor, hace unos minutos me acaban de informar que su decisión a morir con dignidad se levó a cabo«, expresó su abogado Luis Giraldo, en un mensaje difundido a través de las redes sociales. «Quisiéramos estar felices, quisiéramos celebrar que la decisión de Victor se llevó a cabo, pero no es así. Víctor sufrió mucho pero al final ganó la batalla«, continuó.

«Víctor se fue y le pidió perdón a Dios y sé que va a tener misericordia», completó Giraldo en su mensaje, luego de que se confirmara que hacia las 9.20 de la noche (hora de Colombia) en una clínica de Cali se realizó el procedimiento que le permitió a Escobar cumplir su voluntad de morir dignamente.

Horas antes de ingresar al centro asistencial, el paciente de múltiples enfermedades incurables envío un mensaje de despedida.

Lo hizo a través de un video que envío a los medios locales, luego de cancelar una conferencia de prensa para pasar más tiempo con su familia.

Su caso es inédito porque se convirtió el primer enfermo no terminal de Latinoamérica que recibió una inyección letal por elección. 

«Agradezco a los que han estado pendientes de mi caso, pendientes de mi abogado Luis, les damos los más sinceros agradecimientos. Ellos fueron parte de esta lucha, de esta lucha que con Luis Giraldo a la cabeza se lograra el objetivo que a pacientes como yo, no terminales, sino pacientes degenerativos, llegáramos a ganar esta batalla, una batalla que abre las puertas para los pacientes que vienen atrás de mí y que en estos momentos desean una muerte digna”, expresó a través de un video Escobar, replicado por el diario El Tiempo.

«Gracias a todos los colombianos que de una u otra forma nos brindaron el apoyo, esa confianza de seguir adelante con nuestra lucha. Bendiciones y abrazos en general», agregó Escobar.

Y concluyó: «Los quiero a todos muchísimo. Y no les digo adiós, sino un hasta luego. La vida no es comprada, poco a poco nos va llegando el turno a cada uno. No les digo adiós, sino un hasta luego. Poco a poco nos iremos encontrando donde Dios nos tenga. Abrazos y bendiciones para todos (…) Los quiero y los amo con toda mi alma».

El abogado Giraldo elogió la lucha de su cliente. «Me enseñaste que los derechos deben ser respetados, tu derecho hoy lo hiciste respetar. Esta tu batalla, la ganamos tu familia, Diana, los medios de comunicación, los jueces y yo», remarcó en un texto que leyó ante la cámara.

Escobar, de 60 años, sufre dolores que ya no se calman ni con morfina. Ha recibido cuidados paliativos y aunque al inicio funcionaron, ya no tienen el mismo efecto. La causa principal son dos accidentes cerebrovasculares que sufrió en 2008 que le hicieron perder la movilidad de la mitad de su cuerpo, la cual ha recuperado parcialmente.

Luego se sumó la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) por la que depende de oxígeno para respirar. También sufre de hipertensión, diabetes, artrosis severa y síndrome de la articulación condrocostal.

A sus 24 años había quedado aplastado contra su propio camión, una lesión por la que debió someterse a múltiples tratamientos y tres cirugías de columna.

LM





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.