viernes, diciembre 3Adrogue - Buenos Aires - Argentina

no se puede perder un minuto más


Un trabajo para el escocés James Bond. Fue la imagen elegida por el Primer Ministro y escritor británico, Boris Johnson, para desarmar “esta bomba de tiempo “que amenaza la existencia misma de la humanidad: el recalentamiento climático.

Como buen relator que sabe cautivar a su audiencia, Boris abrió la cumbre COP 26 en Glasgow con el más famoso escocés: Bond. Contó cómo las películas a menudo terminan con el espía ficticio «atado a un dispositivo apocalíptico, tratando desesperadamente de averiguar qué cable de color sacar para apagarlo».

«Estamos en aproximadamente la misma posición, mis compañeros líderes mundiales, que James Bond hoy», dijo en la conferencia. «La tragedia es que esto no es una película y el dispositivo del fin del mundo es real», remarcó, y agregó que el mundo transitaba «un minuto para la medianoche» en el reloj del fin del mundo.

Boris Johnson junto al Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, en el comienzo de la Cumbre de Glasgow. Foto: AFP

Boris Johnson junto al Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, en el comienzo de la Cumbre de Glasgow. Foto: AFP

«En esta sala podemos desplegar cientos de miles de millones.Pero el mercado tiene cientos de billones», dijo.“Si fallamos, las generaciones más jóvenes no nos perdonarán“ anunció.

Boris Johnson dice que las generaciones más jóvenes estarán observando la COP26 con fervor, por lo que ahora no es el momento para que los líderes mundiales se equivoquen. Sus compromisos no «escaparán de la multitud de jóvenes» y de sus «ojos brillantes».

“La edad promedio de los líderes es de 60 años” aseguró. “Pero aquellos que enfrentarán los peores impactos climáticos, ni siquiera han nacido todavía.

«Si fallamos, no nos perdonarán», alertó.

Un mundo apocalíptico 

Boris Johnson evocó imágenes de un mundo casi apocalíptico si las temperaturas globales superan los dos grados. No se equivoca. Con 2 grados más de temperatura, en el planeta desaparecerían Barbados, Samoa, Antigua, Mozambique, Maldivas, Bangladesh, entre otros.

El Príncipe Carlos fue uno de los oradores de la Cumbre de Glasgow. Foto: AP

El Príncipe Carlos fue uno de los oradores de la Cumbre de Glasgow. Foto: AP

Johnson dijo que actualmente estamos «acolchando el esfuerzo en una capa invisible y sofocante de CO2». Si no se alcanzan los objetivos de temperatura, podríamos ver que «las cosechas se marchitan» y «las langostas pululan». Podríamos “ver cinco veces más sequías y seis veces más olas de calor”, mientras que a cuatro grados de calentamiento devastador, ciudades enteras podrían desaparecer”. “Miami, Alexandria”, elaboró el premier.

“Pero aunque la COP26 no es el final, debe marcar el principio del fin. Necesitamos darle a ese bote salvavidas un gran cambio y emprender un viaje hacia un futuro más limpio y brillante”, propuso.

Boris Johnson advirtió sobre el ‘día del juicio final’ cuando se abrió la cumbre climática, antes de los discursos del Príncipe Carlos y el naturalista David Attenborough.

Una nueva revolución industrial

El premier británico consiguió generar el clima para que los 192 presidentes, Primeros Ministros, ministros, sherpas y militantes ecológicos presentes tomen conciencia del “momentum” que la COP 26 implica. No dejar que el mundo se caliente más allá de 1,5 grados centígrados para que sea aun vivible.

Después del caos de seguridad en la entrada, el desorden, las luces azules se bajaron y los 192 líderes del mundo quedaron expuestos para dar comienzo a la cumbre más importante del mundo, con un solo objetivo. Salvarlo, en un compromiso común, que deben pagar todos y que exige el compromiso de gobiernos, de industriales, de inversores, de creativos y de la población.

Imagen de los asistentes a la Cumbre de Glasgow. Foto: AP

Imagen de los asistentes a la Cumbre de Glasgow. Foto: AP

Una nueva revolución industrial, como la llamó el famoso documentalista británico David Atenboroug, que encantó al mundo con sus documentales de naturaleza y hoy pelea por salvar el planeta. Un mundo donde el dinero no debe ser un problema y donde los organismos multilaterales, como el Banco Mundial, deben colaborar, como propuso Mario Draghi, el Primer Ministro italiano y ex banquero.

Una tradicional gaita de la isla de Skye dio el ambiente escocés y celta para dar lugar a esta ceremonia, donde se juega el destino del mundo y su propia existencia junto a la naturaleza.

Cavando nuestra tumba

El secretario de la ONU y ex presidente portugués, Antonio Guterres, fue el próximo en el podio.

El máximo representante de la ONU advirtió que los seis años transcurridos desde el Acuerdo de París han sido los «seis años más calurosos registrados». Añadió que la adicción a los combustibles fósiles está empujando a la humanidad «al borde».

El presidente francés, Emmanuel Macron, ya dio su discurso en la Cumbre de Glasgow. Foto: AP

El presidente francés, Emmanuel Macron, ya dio su discurso en la Cumbre de Glasgow. Foto: AP

«Nos enfrentamos a una dura elección, o la detenemos o nos detiene» alertó.

El secretario general de la ONU advirtió que estamos «cavando nuestras propias tumbas». Agregó que partes de la selva amazónica ahora emiten más carbono del que absorben. La banca de Brasil estaba vacía, al lado del príncipe de Gales. El presidente Jair Bolsonaro decidió no asistir.

Guterres dijo que las creencias que estamos en camino de abordar son una «ilusión». «Incluso si las promesas recientes son reales y creíbles, seguimos avanzando hacia la catástrofe climática», remarcó.

«Todavía nos dirigimos hacia el desastre climático». António Guterres continuó su discurso explicando que en la actualidad, incluso en el mejor de los casos, las temperaturas subirán «muy por encima de los dos grados».

Guterres dice que «el fracaso no es una opción», sino una «sentencia de muerte» para muchos países en desarrollo. «Nos enfrentamos a un momento de la verdad, nos acercamos rápidamente a puntos de inflexión», insistió.

El jefe de la ONU aseguró que un «número de países» ha hecho promesas creíbles hacia el cero neto, pero muchas de estas promesas deben ser cuestionadas.

Joe Biden baja del escenario tras dar su discurso. Foto: AP

Joe Biden baja del escenario tras dar su discurso. Foto: AP

También elogió al «ejército climático dirigido por jóvenes», al que califica de «imparable» .»Yo estoy con ellos» confesó.

Guterres, dijo que está estableciendo un grupo de expertos para proponer «estándares claros para medir y analizar los compromisos netos cero de los actores no estatales».

La COP26 «debe ser un momento de solidaridad», exigió pidiendo un mayor apoyo para los países en desarrollo. «La ciencia es clara, sabemos qué hacer», agregó. «Primero debemos mantener vivo el objetivo de 1,5 ° C», dijo.

Guterres insistió en que las naciones del G20 «tienen una mayor responsabilidad, ya que representan el 80% de las emisiones». «Las sirenas están sonando», agregó.

«Nuestro planeta nos habla y nos dice algo. Y también la gente en todas partes. La acción climática encabeza la lista de preocupaciones de la gente, en todos los países, edad y género», llamó.

El Príncipe Carlos, un histórico ecologista

Nadie podrá discutir las credenciales ecologistas del heredero británico. Su hábito de hablar con las plantas años atrás produjo risa. Ahora todos lo toman seriamente. Es una voz verdaderamente autorizada de qué hacer para salvar a la humanidad.

El príncipe Carlos ocupó el lugar que debía tomar en la cumbre su madre, la reina Isabel II, quien está en reposo. Lanzó un llamamiento al sector financiero para que ayude a frenar el cambio climático, diciendo que esta industria tiene aún más poder de fuego que los líderes mundiales.

«Sabemos que esto requerirá billones, no miles de millones de dólares«, dijo, y llamó a una «vasta campaña de estilo militar para reunir la fuerza del sector financiero».

El Príncipe Carlos, junto a su esposa Camila Parker Bowles, entre el público de la Cumbre de Glasgow. Foto: AP

El Príncipe Carlos, junto a su esposa Camila Parker Bowles, entre el público de la Cumbre de Glasgow. Foto: AP

Advirtió que el sector «ofrece la única perspectiva real» de marcar la diferencia. Por eso se reunió ayer con el fundador de Amazon, Jeff Bezos. Que los más ricos y filantrópicos se sumen para salvar al mundo.

El Príncipe de Gales pidió que el mundo se ponga en «pie de guerra», ya que «el tiempo literalmente se ha acabado». Hablando directamente a los líderes mundiales, dijo. «Sé que todos ustedes llevan una pesada carga sobre sus hombros y no necesitan que les diga que los ojos y las esperanzas del mundo están sobre ellos», completó.

La hora de Joe Biden

Estados Unidos y China son los mayores contaminadores. La herencia de Donald Trump fue enterrada en la COM26 . En su discurso ante la cumbre, el presidente norteamericano, Joe Biden, dijo que ‘esta es una oportunidad para hacer una inversión generacional’.

Estados Unidos reducirá las emisiones de gases de efecto invernadero en el país en «más de un giga-tonelada» para 2030, mientras que hará que sea más asequible para los consumidores ahorrar en sus facturas de energía. Agregó que introducirá un crédito fiscal en los EE.UU..

Reducirá los precios de la energía, mientras aumentará el crédito para los vehículos eléctricos. Agregó que Estados Unidos alcanzará su objetivo de reducir las emisiones estadounidenses entre un 50% y un 53% con respecto a los niveles de 2005 para 2030.

«Esto demostrará que Estados Unidos no sólo ha vuelto a la mesa, sino que está predicando con el ejemplo», declaró Biden. «Sé que este no siempre ha sido el caso.. Por lo que mi administración está trabajando horas extras para mostrar acción, no palabras», agregó.

Estados Unidos anunciará una nueva iniciativa durante los próximos siete días sobre el cambio climático. «Estamos planeando tanto el sprint a corto plazo hasta 2030, como un maratón que nos llevará a la línea de meta» anunció Biden en Glasgow. «Para decir lo obvio, nos encontramos con los ojos de la historia sobre nosotros y una pregunta profunda ante nosotros.

“Es simple: actuaremos, haremos lo que sea necesario, ¿aprovecharemos esta gran oportunidad que tenemos ante nosotros?»¿O condenaremos a sufrir a las generaciones futuras?», disparó. 

Biden declaró que podemos alcanzar la meta de 1,5° C si «nos unimos», y nos comprometemos con el desafío con «determinación y ambición». Añadió que el cambio climático «ya está devastando el mundo», y «no es una amenaza hipotética, que le está costando a nuestras naciones cientos de millones».

Los que se hunden

La Primera Ministra de Barbados, Mia Motteley, puso su pasión en el discurso y advirtió como su país desaparecerá bajo el agua como efecto del cambio climático.

“¿Puesto simplemente, cuando los líderes van a liderar? “preguntó. La respuesta se conocerá en 48 horas, antes que se vayan los líderes y queden los sherpas.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *