viernes, diciembre 3Adrogue - Buenos Aires - Argentina

Por primera vez, el Gobierno cuestionó en la OEA la legitimidad de las elecciones en Nicaragua


El Gobierno argentino votó este viernes a favor de la resolución de la Organización de Estados Americanos (OEA) que denunció que las elecciones en Nicaragua no fueron libres y no tienen legitimidad democrática.

Esa decisión representa un giro importante en la política exterior porque es la primera vez que condena al régimen de Daniel Ortega en el organismo interamericano.  

En las anteriores votaciones, el gobierno de Alberto Fernández se abstuvo, al igual que en las condenas de la OEA hacia el régimen de Nicolás Maduro. Se abstenía junto a Mexico y Bolivia. Pero esta vez, quedó del lado de otros aliados históricos:  Estados Unidos, Canadá -que promovieron la resolución-, Brasil y Uruguay, entre otros.

La votación de Argentina no se escuchó en la transmisión oficial, pero la voz cantante la llevó adelante el viceministro de Relaciones Exteriores, Pablo Tettamanti. Con el voto argentino se cosecharon 25 votos positivos, siete abstenciones, un voto en contra y un ausente.

El vicecanciller Pablo Tettamanti representó a la Argentina durante la votación en la OEA.

El vicecanciller Pablo Tettamanti representó a la Argentina durante la votación en la OEA.

“Hemos acompañado el actual proyecto de resolución, con la convicción, la esperanza y la voluntad política de seguir trabajando a favor del diálogo y la solución pacífica de nuestras diferencias, en verdadero beneficio de nuestros pueblos”, dijo Tettamanti. «La Argentina reitera su compromiso con la defensa de los derechos humanos» ya que  promueve la «democracia representativa» pero «dentro del respeto al principio de no intervención”, sostuvo.

Tettamanti habló en una larga jornada de sesión de la Asamblea General en la que los funcionarios argentinos se conectaron desde Buenos Aires con Washington de manera virtual. Estaban el canciller Santiago Cafiero -que anteriormente agradeció una resolución de apoyo al reclamo argentino de diálogo con el Reino Unido por Malvinas– y el Subsecretario de Asuntos de América Latina, Juan Valle Raleigh.

En la escena corrieron del medio al representante argentino ante el organismo Carlos Raimundi, de abiertas simpatías hacia los regímenes chavista y sandinista, a los que victimiza. Y no hubo alusiones reiteradas -como suele haber del lado argentino- al principio de «no injerencia» frente a los vejámenes del dictador Ortega, que detuvo opositores, a los candidatos a presidentes que le hacían sombra y violó todos las instancias electorales hasta ser elegido el pasado domingo con más del 75% de los votos.

Aún así, Tettamanti dijo este viernes:  “La Argentina cree firmemente que la mejor forma de superar nuestras diferencias ha sido y seguirá siendo el diálogo. Nunca las sanciones o los bloqueos, que en nuestro hemisferio sólo han llevado a resultados negativos”. El vicecanciller pidió a la OEA «no apartarse de los principios y valores que rigen sus instrumentos fundacionales».

Los países que votaron a favor fueron El Salvador; Estados Unidos, Granada; Guatemala; Guyana; Haití; Jamaica; Panamá; Paraguay; Perú; República; Dominicana; Suriname; Trinidad y Tobago; Uruguay; Venezuela; Antigua y Barbuda; Bahamas; Barbados; Brasil; Canadá; Chile; Colombia; Costa Rica; Ecuador y Argentina.

Se abstuvieron Honduras; México; San Vicente y las Granadinas; Santa Lucía; Belice y Bolivia; mientras que Nicaragua votó en contra y República Dominicana se ausentó.

Antes de la votación, Nicaragua rechazó la resolución que habían presentado Estados Unidos, Canadá, Chile, Costa Rica, Ecuador, República Dominicana, Uruguay y Antigua y Barbuda, y cuestionó la presencia en la asamblea del representante del venezolano Juan Guadió, reclamo que había sido acompañado por Argentina.

«Exigimos que sean respetuosos y se abstengan de objetar un proceso electoral que es propio de nuestro pueblo. Nuestro país a mostrado respeto y exige respeto. Esta asamblea debe abstenerse de cometer injerencias», reclamó el representante nicaragüense, quien además habló de «campañas terroristas».

La resolución completa

1. Deplorar que las iniciativas diplomáticas y técnicas emprendidas desde el 5 de junio de 2018 por la Organización de los Estados Americanos para promover la democracia representativa y la protección de los derechos humanos en Nicaragua no han tenido éxito por haber sido ignoradas o rechazadas rotundamente por el Gobierno de Nicaragua.

2. Declarar que, en las evidentes circunstancias, las elecciones de 7 de noviembre en Nicaragua no fueron libres, justas ni transparentes y no tienen legitimidad democrática.

3. Concluir que, con base en los principios establecidos en la Carta de la OEA y la Carta Democrática Interamericana, las instituciones democráticas en Nicaragua han sido seriamente socavadas por el Gobierno.

4. Reiterar sus llamamientos anteriores para la liberación de todos los candidatos y presos políticos, la restitución de sus derechos democráticos, y el fin inmediato de la detención y hostigamiento de los medios de comunicación independientes y miembros de la sociedad civil.

5. Instruir al Consejo Permanente que realice una evaluación colectiva inmediata de la situación, de conformidad con la Carta de la Organización de los Estados Americanos y la Carta Democrática Interamericana, a ser completada a más tardar el 30 de noviembre y que tome las acciones apropiadas.

LM​



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *