viernes, enero 28Adrogue - Buenos Aires - Argentina

¿Por qué erraron tanto algunas encuestas?


Mientras Cadem y la Universidad del Desarrollo mostraron una clara y amplia ventaja a Gabriel Boric en los sondeos que entregaron al Gobierno y políticos, otros generaron una falsa sensación de empate.

Si hay un denominador común en los tiempos que se viven en la política global es el de la incertidumbre. Sistemáticamente en el mundo las encuestas y sondeos de opinión han venido fallando. Chile, durante el balotaje, no fue la excepción.

Durante la primera vuelta, cuando el ultra conservador José Antonio Kast se impuso al izquierdista Gabriel Boric y ambos pasaron al balotaje, los distintos estudios fueron bastante certeros en las posiciones finales y los porcentajes.

Sin embargo, en el balotaje, encuestas como Atlas Intel, Black and White y Cosa Nostra no detectaron los más de 10 puntos de diferencia que obtuvo el candidato del Frente Amplio. Muy por el contrario, toda mostraron escenarios estrechos de entre 1 y 4 puntos de diferencia.

Gabriel Boric y José Antonio Kast tras el balotaje del domingo. Foto AFP

Gabriel Boric y José Antonio Kast tras el balotaje del domingo. Foto AFP

Bajo cuerda

Vale decir que en Chile hay una veda de encuestas durante los últimos 15 días. Por eso, los sondeos se siguen realizando, pero se difunden bajo cuerda, particularmente en redes como Whatsapp.

Una ley que ha sido fuertemente criticada por directores de algunos estudios, como Roberto Izkson, director de Cadem, quien emplazó a quien fuese el nuevo presidente a que se “comprometieran a terminar con esta ley que prohíbe la difusión de encuestas electorales y que limita el derecho a informar y alimenta fake news”.

A favor de Izikson está que su encuesta, la que fue enviada al Palacio de Gobierno anticipó un escenario 55-45. Dicho documento, al que tuvo acceso a Clarín, da algunas luces de por qué su metodología funcionó y las otras no: calculó una alta participación.

El voto en Chile es voluntario, por lo que el universo de muestra de una encuesta con otra puede variar si calculan distintos niveles de participación. Mientras la mayoría de los sondeos aseguraban que no participaría más del 52%, la participación real fue del 56%.

En primera vuelta había sido del 46%, lo que significó que en el balotaje votó un millón más de personas. Todo un hito.

El presidente electo Gabriel Boric durante el discurso a sus simpatizante. Foto EFE

El presidente electo Gabriel Boric durante el discurso a sus simpatizante. Foto EFE

Acierto

Otra encuesta que acertó, y que fue informada por Clarin el pasado viernes, fue la de Panel de la Universidad del Desarrollo. Dicho informe, que fue encargado por el gobierno y cuyo documento llegó a Clarín el jueves pasado, otorgaba un 54% a Boric y un 46% a Kast. ¿la clave? También consideraba una alta participación.

Pero, al ser estas empresas de las más serias del mercado chileno, y al existir la veda, sus estudios no fueron necesariamente de los más publicitados.

Todo lo contrario, al de, por ejemplo, la encuestadora Atlas Intel, que informó su última entrega con 1,9% de diferencia entre ambos candidatos el sábado pasado. Al ser una empresa brasileña, la veda no rige sobre ellos, por lo que el sondeo fue ampliamente difundido en medios internacionales y sus redes sociales.

Así, en Chile se instala el debate sobre si la veda es o no sana para la democracia. Al final, el secretismo ha comenzado a alimentar “sensaciones artificiales”, comenta uno de los fundadores de una consultora, que pidió mantenerse en reserva.

Lo que sí está claro, es que en esta pasada, sólo acertaron aquellos que vislumbraron que votaría más gente. En primera vuelta, por otra parte, como quienes votaron eran quienes solían hacerlo, el electorado fue mucho más predecible.

PB



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.