lunes, noviembre 29Adrogue - Buenos Aires - Argentina

quién estuvo y quién no en la segunda presentación de Mauricio Macri en Dolores


«Nos acaba de confirmar Gabriela que está viniendo para acá», le comentó un dirigente de primera línea del macrismo a Clarín alrededor de las 10 de la mañana, en pleno desayuno frente a la Plaza Castelli de Dolores, pegada a la municipalidad.

La reaparición pública de Gabriela Michetti tras casi dos años, cuando terminó su mandato como vicepresidenta, fue sin dudas la principal novedad del segundo capítulo de la serie «Mauricio Macri en Dolores». Sobre todo comparando la fallida indagatoria del jueves pasado, con acto de apoyo al ex presidente incluido y más de 30 dirigentes respaldándolo.

Seis días después, casi como la temperatura que pasó de un calor agobiante a un viento fresco que lamentó más de uno que olvidó la campera, se redujo la cantidad de dirigentes del PRO que viajaron a apoyar a Macri ante el juez Martín Bava. También se le bajó el perfil a la convocatoria que lanzaron desde el partido. Y estuvieron los incondicionales, los que nunca faltan.

Hernán Lombardi, el ex secretario de Medios, volvió a ser uno de los primeros que pisó Dolores. Desde temprano se acercó a la municipalidad y al juzgado, distantes por 200 metros, para armar el operativo de seguridad del ex presidente y recibir a los dirigentes locales que se acercaban a saludar. Esta vez se ocupó de la organización casi solo, sin Patricia Bullrich, la presidenta del PRO, que metida de lleno en la campaña por las provincias, no viajó a Dolores.

Pero la mayoría de la troupe macrista comenzó a arribar a la zona cerca de las 11. Lo hizo Michetti, que bajó directo de un auto, dialogó brevemente con los medios y entró a la municipalidad, con la ex diputada nacional Paula Bertol. También el jefe de bloque de Diputados Cristian Ritondo, el representante del PRO con más llegada a María Eugenia Vidal, que volvió a estar en Dolores como la semana pasada, muy activo, conversando y a pura selfie con la militancia presente. Otro ex funcionario de Vidal en la Provincia que estuvo fue Alex Campbell, hoy diputado bonaerense.

Cristian Ritondo volvió a Dolores para apoyar a Mauricio Macri. Foto; Juano Tesone

Cristian Ritondo volvió a Dolores para apoyar a Mauricio Macri. Foto; Juano Tesone

Martín Yeza, intendente de Pinamar, fue otro que por proximidad geográfica y afinidad, volvió a la ciudad. Y estuvo también haciendo la «banca» hasta que llegara Macri, en la puerta de la municipalidad, con Ritondo y el diputado nacional del PRO Ezequiel Fernández Langan.

Otro legislador nacional que estuvo en las dos visitas de Macri fue su amigo Pablo Torello, que se quedó durante buena parte del mediodía esperando el final de la indagatoria, en una mesa del bar de la esquina del juzgado que volvieron a poblar dirigentes macristas, casi habitués del lugar, después del viaje de hace una semana. «Ojalá no tengamos que volver de nuevo, pero a Mauricio lo bancamos donde vayan», comentaban. 

La liga de intendentes no vino en masa como hace una semana, pero igual dijo presente. Néstor Grindetti, de Lanús, estuvo representado por su esposa Karina Spalla. Y por un nutrido grupo de militantes que, con remeras amarillas y paraguas de colores, lo postulaba como candidato a gobernador para 2023.

Tampoco estuvieron Jorge Macri, Julio Garro y Diego Valenzuela, otros jefes comunales que habían pasado por Dolores anteriormente. Nuevamente no volvió a haber representantes del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, más allá de la imagen de apoyo de Horacio Rodríguez Larreta de hace una semana.

Del radicalismo, de nuevo, el único que dijo presente fue el senador formoseño Luis Naidenoff. No hubo nadie de la Coalición Cívica. Los candidatos de Juntos por el Cambio, para no mezclar el terreno electoral con el judicial, también evitaron viajar a Dolores.

Hernán Lombardi, otro de los incondicionales que volvió a acompañar a Macri.
Foto: Juano Tesone.

Hernán Lombardi, otro de los incondicionales que volvió a acompañar a Macri.
Foto: Juano Tesone.

A las 11.51 exactas, casi sobre la hora de la citación, Mauricio Macri ingresó en la municipalidad, donde volvió a saludar al intendente local Camilo Etchevarren, otro que pasacalle mediante volvió a postularse para la gobernación, promoviendo a Macri para la presidencia en 2023. A su salida, muchos vecinos se acercaron con banderas argentinas, carteles de apoyo y cántico mediante de «Mauricio no se toca», rechazando la acusación contra su líder político.

Con el ex jefe de Estado, inamovibles toda la jornada, estuvieron el abogado Pablo Lanusse, que viajó en su mismo auto, su ex secretario privado Darío Nieto y el responsable de comunicación Gustavo Gómez Repetto, quienes siguieron a Macri en el repetido camino a Dolores.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *