viernes, diciembre 3Adrogue - Buenos Aires - Argentina

Racing hizo figura a Broun, pero en el debut de Gago se vuelve de Rosario con las manos vacías


Cambió el técnico, pero el resultado volvió a ser decepcionante para Racing. Central lo ganó en un segundo tiempo en el que jugó mejor, pero la figura fue Jorge Broun. Sí, a pesar de que la mejor versión del equipo de Fernando Gago se observó en la primera etapa, especialmente en los primeros veinte minutos, produjo dos situaciones muy claras, notablemente resueltas por el arquero canalla. La última pelota, el centro de Benjamín Garré y el cabezazo de Carlos Alcaraz derivó en una tapada descomunal.

Y la frustración volvió a ser celeste y blanca: ganó uno de los últimos 12 partidos, navega debajo de la mitad de la tabla y peligra su clasificación a la Copa Sudamericana.

Racing intentó cambiar la cara con su nuevo entrenador. Por empezar, cambió el esquema que había predominado con Juan Antonio Pizzi y Claudio Ubeda a lo largo de este irregular 2021. Archivó el 4-2-3-1 y el 4-1-3-2 y partió desde el 4-1-4-1 que había utilizado en varios pasajes de su ciclo en Aldosivi.

En ese dibujo, el volante de salida era Mauricio Martínez y la referencia, Lisandro López. Aunque fue más posicional el mediocampista que el capitán. Después, Matías Rojas asomaba libre, Aníbal Moreno intentaba ser protagonista, trepaba más Eugenio Mena que Juan José Cáceres y Tomás Chancalay lastimaba con la diagonal desde la izquierda para su mejor perfil, el derecho.

Copetti celebra el empate parcial. Foto Juan José García

Copetti celebra el empate parcial. Foto Juan José García

Y fueron buenos, especialmente, los primeros quince minutos, cuando dominó el partido y tuvo las dos situaciones más claras. Eso sí, poco tuvo que ver con el juego asociado que pregona Gago. La primera se produjo a través de una pelota parada. Llegó de un córner de Chancalay, un rechazo con el puño de Jorge Broun y un zurdazo de Rojas que manoteó el arquero. Después, el propio Chancalay metió un derechazo desde el vértice del área y el número uno rosarino volvió a tapar con gran agilidad.

Racing se hizo fuerte desde la tenencia, el orden y la distribución de la pelota, pero le faltó peso en el área. Por una sencilla razón:Lisandro no tuvo una jugada de gol en ese lapso y salió muchas veces de la posición de “9”. Enzo Copetti arrancó por la derecha y no tuvo ductilidad para asociarse. Entonces, se fue desinflando la Academia ante un rival que le dio facilidades para jugar.

Central resignó la posesión, muy a pesar de que cuenta con uno de los últimos enganches del fútbol argentino: Emiliano Vecchio. Tuvo poco volumen de juego el equipo rosarino y sus mejores opciones estuvieron en los tiros de medias distancia de Francesco Lo Celso o las proyecciones de Lautaro Blanco. En el área de Gabriel Arias casi no inquietó. Ni siquiera teniendo en cuenta que Racing arriesgaba en la salida. Presionó poco.

Bajo esta coyuntura, el partido fue pobre en los primeros cuarenta y cinco minutos.

Marco Ruben celebra el gol del triunfo. Foto Juan José García

Marco Ruben celebra el gol del triunfo. Foto Juan José García

En el segundo tiempo, tal vez por el desgaste físico, se quedó Racing. Y creció Central. Y Gino Infantino metió un golazo de zurda, al ángulo. Parecía nocaut Racing, y se demoraban los cambios. Entonces, Lisandro se tiró a la izquierda y metió un centro que Copetti, en posición de 9, y cabeceó al 1 a 1. Central encontró el 2 a 1 después de un córner, un centro de Blanco y el anticipo de Ruben.

Pudo empatarlo Racing. Pero volvió a caer. Tropezó Gago. Recién arranca. Poco para reprocharle.

Rosario. Corresponsalía



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *