viernes, enero 28Adrogue - Buenos Aires - Argentina

Rusia no cede en sus exigencias y se bloquea el diálogo para evitar la guerra en Ucrania


La primera reunión en más de dos años del Consejo OTAN-Rusia (un organismo de consultas creado en 2002) terminó este miércoles sin un acuerdo claro sobre el futuro de Ucrania tras horas de diálogo de sordos.

Rusia sigue exigiendo que el país no entre nunca en la OTAN y los occidentales repiten que Ucrania, como cualquier otra nación, es libre de tomar sus propias decisiones y establecer sus propias alianzas, por lo que no le cierran la puerta.

A primera hora del miércoles el secretario general de la OTAN, el noruego Jens Stoltenberg, recibió al vice canciller ruso Alexander Grouchko y su delegación en el cuartel general de la Alianza Atlántica en Evere, a las afueras de Bruselas.

Un edificio que albergaba una pequeña oficina que hacía las veces de delegación diplomática rusa que Moscú cerró en octubre cuando la OTAN expulsó a ocho diplomáticos rusos a los que acusó de trabajar como agentes secretos.

La OTAN planteó a Grouchko la necesidad de que retire tropas (más de 100.000 hombres, denuncia Washington) y armamento de las fronteras de Ucrania.

El vicecanciller ruso, Alexander Grushko, este miércoles, con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, en Bruselas. Foto: REUTERS

El vicecanciller ruso, Alexander Grushko, este miércoles, con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, en Bruselas. Foto: REUTERS

Los rusos dijeron que no tienen intención de atacar a Ucrania y que la disposición de sus tropas es únicamente una medida disuasoria contra eventuales provocaciones ucranianas. Grouchko, antiguo embajador ruso ante la OTAN, llegó diciendo que su país quiere evitar una confrontación pero que la Alianza Atlántica debe comprometerse a nunca integrar a Ucrania.

La OTAN no tiene planes para la adhesión inmediata de Ucrania pero mantiene la promesa que en 2008 le hizo a Kiev el entonces presidentes estadounidense George W. Bush en una cumbre en Bucarest.

Las exigencias de Rusia

Los representantes rusos, según fuentes diplomáticas, repitieron ante sus homólogos de los 30 Estados miembros de la OTAN sus exigencias hacia la Alianza Atlántica: que renuncie a adherir a países como Georgia, Ucrania, Moldavia o Armenia y que retire hombres y material militar hasta el punto donde los tenía en 1997, antes de su gran ampliación al este para incluir a países como Polonia, los bálticos, Bulgaria, República Checa, Eslovaquia o Rumania.

Los rusos insistieron en que esas condiciones no suponen un ultimátum con respecto a Ucrania.

Los representantes de Moscú sí aseguraron que les inquieta la estructura de seguridad europea en general y que entienden que la OTAN debe tener en cuenta las preocupaciones de Rusia en cuanto a los movimientos de tropas de la OTAN en territorios que estuvieron bajo el control de la Unión Soviética.

Rusia sigue viéndolos como “territorios huérfanos”, como dijo el lunes el canciller ruso Sergei Lavrov. Una afirmación que soliviantó a las diplomacias de países como Polonia o los bálticos.

Washington también tranquiliza a los europeos, que se sintieron dejados de lado tras la reunión del lunes en Ginebra entre diplomáticos rusos y estadounidenses.

La vice secretaria de Estado Wendy Sherman aseguró que nada se negociaría sin los europeos y el canciller europeo Josep Borrell escribió en su blog que Rusia quiere “reconstituir el espacio geopolítico soviético en Europa e intenta separar a Estados Unidos de Europa, objetivos claramente inaceptables”.

Un soldado ucraniano en la zona de conflicto con los separatistas prorrusos en la región de Donetsk, en el sur de Ucrania, este miércoles. Foto: AFP

Un soldado ucraniano en la zona de conflicto con los separatistas prorrusos en la región de Donetsk, en el sur de Ucrania, este miércoles. Foto: AFP

Diálogo de sordos

Fuentes diplomáticas contaban al final de la reunión que más que un diálogo había sido una sucesión de monólogos.

Stoltenberg dijo a su salida: “La discusión no fue fácil. Los intercambios fueron directos sobre la situación en Ucrania y se constataron diferencias mayores sobre la seguridad en Europa”.

Moscú no aceptó por ahora una propuesta de Stoltenberg para seguir con las reuniones. El secretario general de la OTAN dijo que “el riesgo de un nuevo conflicto armado es real. La salida de esta crisis incumbe a Rusia, debe comprometerse a desescalar”.

Los ministros de Defensa de la Unión Europea (21 de los Estados miembros de la UE lo son también de la OTAN) se reúnen este jueves y viernes en la ciudad francesa de Brest para tratar sobre “la contribución precisa” que los europeos quieren tener en esta crisis.

Bruselas prepara un régimen de sanciones, en caso de que Rusia ataque a Ucrania, que promete que sería mucho más duro que los ya en vigor.

Bruselas, especial

CB​



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.