viernes, diciembre 3Adrogue - Buenos Aires - Argentina

Siempre espero la vuelta a mi barrio


WhatsApp Image 2021-11-09 at 8.16.31 PM.jpeg

Nicolás Tagliafico en el Club Social Villa Calzada, en Rafael Calzada. Cuarto desde la izquierda en la línea de abajo.

Nicolás Tagliafico en el Club Social Villa Calzada, en Rafael Calzada. Cuarto desde la izquierda en la línea de abajo.

«Taglia» comenzó a jugar en el baby fútbol en una categoría mayor que la de él, la ’91 del mismo club. Luego vino la etapa de las inferiores, que hizo en Banfield, hasta que en marzo de 2011 llegó su debut en primera.

«Toda mi infancia fue en el Club de Rafael Calzada, pasábamos largas horas donde lo único que quería era jugar. Quizás esa autoexigencia es lo que también hizo que le dé forma a lo que soy hoy, de querer competir y querer ganar», resaltó.

Mientras Nicolás jugaba en Rafael Calzada, empezó en Banfield a jugar en cancha de once e hizo las infantiles y pre infantiles en el mismo club. «Lo único que hacía era jugar a la pelota, terminaba en Calzada y tenía las energías para irme a Banfield también. Que mi mamá me haya ayudado y acompañado a lo largo de mi carrera fue algo muy importante, que me lleve, me traiga, esté presente. Eso favoreció mi descanso, porque si bien tenía las energías, era muy desgastante», contó.

WhatsApp Image 2021-11-09 at 8.26.31 PM.jpeg

Nicolás Tagliafico, siempre con una pelota, y con la camiseta de Banfield.

Nicolás Tagliafico, siempre con una pelota, y con la camiseta de Banfield.

Su familia está formada por su mamá y su papá, que todavía viven en Rafael Calzada, y sus tres hermanos: Leonardo, de 39 años, quien fue su director técnico en el club local, Ezequiel de 35, y Florencia de 32. Su educación fue en el mismo lugar desde pequeño, el colegio Nuestra Señora del Carmen, en Adrogué, junto a sus hermanos y sus amigos que hoy en día lo siguen acompañando a la distancia. El playón, el Drugstore, la Plaza Brown de la misma localidad, fueron los puntos de encuentro que marcaron su adolescencia en los pocos ratos libres de escuela y club. «Cuando no jugaba en el club, jugábamos a la pelota ahí, el famoso playón que creo sigue estando. Los mejores recuerdos de mi vida están es esos lugares», recordó entre risas.

Hace 10 años, jugaba con la camiseta verde y blanca que tenía estampado el número 31. Ahora con el 25 en la espalda de la Selección Argentina, sabe lo que es tocar el cielo con las manos después de su doble campeonato en el mítico estadio Maracaná, en el que se llevó la victoria primero con Independiente en la Copa Sudamericana 2017, y después con la Selección Argentina la Copa América 2021, jugando como titular la histórica final ante Brasil.

WhatsApp Image 2021-11-09 at 8.58.16 PM.jpeg

Nicolás Tagliafico junto a su madre en el club Brown de Adrogué, a el mítico estadio Maracaná.

Nicolás Tagliafico junto a su madre en el club Brown de Adrogué, a el mítico estadio Maracaná.

«Cuando uno se pone a pensar lo que logra o lo que logró, no cae. Porque uno no dice: sueño con salir campeón de una copa, o jugar con Leo Messi, o estar en el Maracaná, no estuvo en mi cabeza», remarcó. Y agregó: «Sí tuve en la cabeza salir campeón con la selección, con los clubes donde me tocó jugar, pero no el contexto digamos, el contexto se dio de esa manera para poner en un cuadro, y seguir. En este caso tuve la suerte de dar dos vueltas en ese mítico estadio, pero siempre con los pies sobre la tierra tratando de dar lo mejor de mi, y de hoy disfrutar el fútbol más de lo que lo disfruté antes», afirmó el jugador

Por último, dentro de los recuerdos que compartió la figura browniana del fútbol argentino, desde el aeropuerto de Holanda y en regreso a la Argentina, reflexionó: «Siempre espero la vuelta a mi barrio donde crecí y volver a recordar todos esos momentos. Realmente no imagino un regreso. Pero si un día tengo que volver y tuviese que elegir un club, volvería a elegir a Banfield como Independiente». Y destacó: «Incluso ya estando en Independiente, he ido a entrenarme al gimnasio de Calzada. Son pocos los jugadores que salieron de mi barrio y es un orgullo para mi».





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *