lunes, noviembre 29Adrogue - Buenos Aires - Argentina

Siete tiendas imperdibles para conocer en Nueva York


Antes de la pandemia, la ciudad de Nueva York batía récords de visitantes procedentes de todo el mundo. Y es que los turistas son como su sangre; si no circulan por sus calles, el sistema se queda sin oxígeno y no puede avanzar.

Por eso, ahora que el gobierno estadounidense decidió abrir, el próximo 8 de noviembre, sus fronteras a los viajeros vacunados, la ciudad ha puesto en marcha toda su maquinaria y poder de seducción para atraer a los turistas extranjeros.

Los vuelos están a buenos precios, los hoteles lanzan ofertas tentadoras y hay actividades de todo tipo. En otras palabras, es un muy buen momento para viajar a la Gran Manzana y aprovechar el clima navideño que ya comienza a instalarse en sus calles.

Compras y paseos. Nueva York vuelve a mostrarse irresistible en épocas navideñas. Foto TIMOTHY A. CLARY / AFP

Compras y paseos. Nueva York vuelve a mostrarse irresistible en épocas navideñas. Foto TIMOTHY A. CLARY / AFP

Aquí, una selección de siete tiendas donde comprar recuerdos, regalos de Navidad, juguetes y muchas cosas más.

1. FAO Schwarz: juguetes

Este recorrido por los barrios de la Gran Manzana nos llevará, de norte a sur, desde la parte alta de Nueva York (Upper Manhattan) hasta Nueva Jersey, a las afueras de la city. En primer lugar, proponemos visitar una de las jugueterías más espectaculares de Nueva York y, por ende, del planeta.

Aunque su original y mítica tienda, fundada en 1870, estaba situada en la Quinta Avenida, tuvo que cerrar en 2015, y en 2018 abrió de nuevo en el Rockefeller Center. Cuando traspasás su portal, automáticamente sale el niño que llevás dentro.

Una imagen de otros tiempos en FAO Schwartz. Foto AP

Una imagen de otros tiempos en FAO Schwartz. Foto AP

Hay muchas jugueterías repartidas por toda la ciudad -Lego, American Girl Place, Disney o Build-a-bear-, pero FAO Schwarz es pura fantasía; allí están todos los regalos que un niño pueda imaginar.

Cuenta con dos pisos divididos en distintas secciones: peluches, juegos de magia, muñecas, golosinas… Imprescindible pasarse por el p piso, donde es posible encontrar el piano gigante en el suelo que tocaba con los pies el personaje de Tom Hanks en la película Big.

2. Nueva Apple Store: tecnología

La mítica Quinta Avenida es el corazón de la ciudad, y una de las mecas del shopping. Tal vez sea la calle para ir de compras más exclusiva que existe. En la esquina con la calle 57 está (dicen) el tramo más caro del mundo. Allí lucen y relucen los escaparates de marcas como Tiffany and Co., Bulgari, Louis Vuitton y Bergdorf Goodman.

La inconfundible tienda de Apple en la Quina Avenida, más visitada que el Empire State.

La inconfundible tienda de Apple en la Quina Avenida, más visitada que el Empire State.

Sin embargo, una de las cosas que más llaman la atención es el imponente cubo de cristal de la Apple Store. En realidad, no es una tienda nueva; sería más correcto decir que se ha renovado. Aunque el hecho de que haya duplicado su tamaño en septiembre de 2019, permite esa licencia lingüística.

Hoy es un ícono de la ciudad y recibe más visitantes al año (57 millones) que el mismísimo Empire State Building.

Por cierto, la tienda está abierta al público 24 horas al día, 365 días al año.

3. Fishs Eddy: artículos del hogar

Yendo algo más al sur, por Broadway, alcanzamos el Midtown (la parte media de Manhattan). Broadway es sinónimo de noche, arte y cultura, la calle más excepcional de la ciudad.

Tiene 53 kilómetros de largo -es una de las más largas del mundo- y va desde el norte al sur, pero a diferencia de las demás, su trayectoria es una especie de diagonal. Cuando se cruza con las distintas avenidas, se forman algunas de las plazas más populares.

Un poco antes de atravesar Park Avenue, en la calle 19, nos encontramos con Fishs Eddys. Y si hablamos de hacer regalos originales, hay que subrayar esta tienda en la lista de visitas obligadas. Es realmente peculiar.

Fishs Eddy, de todo para el hogar y para regalar.

Fishs Eddy, de todo para el hogar y para regalar.

Hay que entrar aunque sea para echarle un vistazo a su decoración extrañamente rústica, con suelos de madera que crujen y estanterías desbordadas de vajillas estilo kitsch. Es el lugar ideal para encontrar una taza (allí las llaman mugs) de recuerdo. La variedad es casi infinita, desde la típica del skyline de Manhattan a las de caricaturas de Obama y Hillary o la clásica “I love New York”.

Pero, como decíamos, no solo hay tazas, platos, vasos, paños o delantales de cocina. Definitivamente, es una magnífica recomendación si estás pensando en decorar tu cocina o hacer un regalo sorpresa de Navidad.

4. Strand Book Store: libros

Seguimos descendiendo por Broadway hasta toparnos con la calle 13. Entre 1890 y los años 60, existía una zona (más o menos entre Cuarta Avenida y Union Square) llamada Book Row, donde las librerías de segunda mano y carros repletos de ediciones antiguas dominaban el paisaje de las calles. Luego los libros fueron diluyéndose entre la voracidad de la tecnología.

Y Strand Book es uno de los pocos sobrevivientes. Por sus estanterías pasan, cada año, millones de ejemplares de todo tipo y pelaje. Una leyenda los define: 18 miles of books o, en castellano, 29 kilómetros de libros.

El universo de los libros, en la famosa esquina de Strand Book Store. Foto nycgo.com

El universo de los libros, en la famosa esquina de Strand Book Store. Foto nycgo.com

Cuenta con cuatro pisos dedicados a los libros. Hay clásicos modernos, antiguos, contemporáneos, libros premiados, incluso un piso dedicado al público infantil y juvenil.

Pero lo que más llama la atención es la segunda planta, la Rare Book Room (piezas raras), donde están los ejemplares únicos: entre otros, una primera edición de Alicia en el país de las maravillas y el Ulises de James Joyce firmado por el propio autor (para los interesados, cuesta 45 mil dólares).

5. Bloomingdale’s: regalos de Navidad

Está claro que los neoyorquinos son unos apasionados de la Navidad. Y no nos engañemos, en invierno suele hacer mucho frío, pero a pesar de ello, siempre hay algo que tienta a viajar a la ciudad.

Durante diciembre, por ejemplo, el ambiente es absolutamente festivo, con vidrieras iluminadas (hay una ruta que recorre las tiendas más espectaculares), enormes abetos, decoraciones navideñas y concurridos mercadillos abiertos desde principios de mes hasta Nochebuena.

Bloomingdale's, una clásica tienda por departamentos. Foto nycgo.com

Bloomingdale’s, una clásica tienda por departamentos. Foto nycgo.com

De todas maneras, en esta lista de sugerencias no podían faltar unos grandes almacenes como Bloomingdale’s, cuyo universo navideño es todo un lujo. Pocos lugares en el planeta representan con tanta fantasía estas fechas, como muestra su planta Christmas shop, donde la decoración es impresionante.

Además, si viajás con chicos, vale la pena visitar el rincón donde Santa Claus recibe las cartas con las listas de regalos.

6. Brooklyn Flea: antigüedades y arte

Hay pocas cosas tan entretenidas como rastrear un mercadillo en busca de reliquias. Uno se transforma casi en un arqueólogo, rascando y sacando al exterior tesoros ocultos. Si decidís viajar a Nueva York, tenés numerosas opciones a tu disposición. Hay un mercadillo (los llaman flea markets) en casi todos los barrios.

Pero uno de los más sorprendentes es el que está en el barrio de Brooklyn. Un estupendo consejo es cruzar el histórico Puente de Brooklyn y pasear por uno de los distritos más de moda de la ciudad. Tanto el Dumbo Flea como el Williamsburg Flea tienen unas vistas espectaculares del skyline de Manhattan.

El Flea Market de Brooklyn, gran lugar para revolver y encontrar. Foto brooklynflea.com

El Flea Market de Brooklyn, gran lugar para revolver y encontrar. Foto brooklynflea.com

Antigüedades, decoración, ropa, utensilios, arte, gastronomía… prácticamente no hay nada que no puedas encontrar. Es el reino del vintage. Suelen exponerse al aire libre, cuando las temperaturas lo permiten, por lo que muchos acaban cerrando en octubre o noviembre.

Sin embargo, a partir de noviembre los mercados Smorgasburg y Brooklyn Flea abandonan sus dependencias al aire libre y se trasladan a 25 Kent Ave, en Williamsburg, a resguardo del frío.

7. Empire Outlets en Staten Island: baratos

Los viajeros cada vez somos más insaciables. Ya no nos conformamos con Manhattan, ni siquiera con Brooklyn; buscamos más allá.

La ciudad de Nueva York está formada por cinco distritos, llamados oficialmente boroughs: Manhattan, Brooklyn, Queens, Bronx y Staten Island. Y a este último es al que nos trasladaremos para encontrar un nuevo centro comercial (se inauguró en 2019) plagado de descuentos, ofertas y oportunidades. Es el Empire Outlets y sus más de 100 tiendas.

Además de muchas tiendas y buenas oportunidades, el viaje hasta el Empire Outlets regala grandes vistas de la Gran Manzana.

Además de muchas tiendas y buenas oportunidades, el viaje hasta el Empire Outlets regala grandes vistas de la Gran Manzana.

En realidad, hay otros outlets más grandes en Nueva Jersey (The Mills at the New Jersey Gardens), pero lo atractivo del Empire Outlet es que se llega a él en un ferry gratuito. Es muy fácil y rápido. Es de color naranja y zarpa desde el Whitehall Terminal, en el distrito Financiero de Manhattan, y navega hasta la isla en apenas 25 minutos.

Y es que, vayas o no de tiendas, por sí sola es una experiencia imprescindible, porque durante el trayecto se pasa muy cerca de Liberty Island, donde se alza la majestuosa e icónica Estatua de la Libertad.

Luis Martí



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *