viernes, enero 28Adrogue - Buenos Aires - Argentina

Un matrimonio de Adrogué viaja a Mar del Plata todos los fines de semana para bailar


Se conocieron en los años ’60 en la pista de la matinée Sala Salu de Lanús, pero no se animaron a hablarse. Semanas después, ella lo encontró en la calle y ahí nació el amor. «Un día caminando por Lanús me lo cruzo, no me olvido más, vestía una remera amarilla. Decido acercarme y pedirle 2 pesos para el boleto de colectivo. Él me respondió: ‘¿Cuándo me los devolvés?’. Aproveché y le dije: ‘El día que me saques a bailar’», le contó Elsa a Infobae.

Tiempo después se pusieron de novios y seis años más tarde ya eran marido y mujer. Juntos tuvieron dos hijos: Adrián y Mariana. El matrimonio siempre tuvo esa chispa especial gracias a su pasión por el baile. «Cuando tuvimos a nuestros dos hijos, le pedíamos a mi madre que los cuidara para ir a bailar los viernes a Enamour, después a Sunset en Olivos. Siempre fue importante tener nuestros espacio», confesó ella.

elsa ruben mardel.jpg

Elsa y Rubén, vecinos de Adrogué, bailando en Mar del Plata.

Elsa y Rubén, vecinos de Adrogué, bailando en Mar del Plata.

Desde hace 15 años, las ganas de bailar escalaron a otro nivel. Cada fin de semana dejan todo y se van a Mar del Plata para sumarse a la fiesta en la Rambla. «Hacemos 400 kilómetros para venir a bailar. La rutina es siempre la misma, él termina su jornada laboral, comemos algo y salimos a la ruta. El sábado vamos a la playa y cerca de las 14 estamos en la pista hasta las 20. Lo mismo ocurre el domingo. A la noche volvemos a casa», detalla Elsa, que nunca cambió de pareja en la pista: «Siempre bailamos de a dos, y nunca quisimos probar otro compañero de baile. Tampoco tomamos clases. Los pasos y trucos salen de forma natural porque así lo sentimos».

Elsa trabajó en comercios de Adrogué hasta 2001. Rubén fue empleado administrativo y chofer de transporte escolar. En la pandemia decidió parar. «Ahora disfrutamos a full de la vida. Tenemos más libertad para venir a Mar del Plata», explica.

Esa rutina los volvió famosos en las redes sociales, ya que muchos turistas los filmaron bailando y subieron videos de ellos a YouTube. Incluso los convirtieron en una especie de «memes» motivacionales: «Mi nieta un día me los mostró, no lo podía creer porque nos conectamos entre nosotros y nos olvidamos del mundo. Es cierto que muchos se nos acercaron para felicitarnos».

elsa ruben mardel 2.jpg

El matrimonio de vecinos de Adrogué se besa en Mar del Plata. Llevan 51 años de casados.

El matrimonio de vecinos de Adrogué se besa en Mar del Plata. Llevan 51 años de casados.

En todos estos años bailaron todo tipo de géneros musicales, desde la cumbia hasta los lentos que ellos aseguran que «pasaron a la extinción» y que hoy en día, extrañan. «La última media hora del boliche estaba dedicada a la música romántica. Era hermoso estar cuerpo a cuerpo compartiendo una baldosa», recuerda Rubén.

Asimismo, bailar es una manera de sanar un profundo dolor que el matrimonio lleva dentro desde que su hija Adriana murió de cáncer a los 44 años, justo el día de su cumpleaños. «Una mañana me llamó mi yerno para decirme que había sufrido una convulsión, la acercó a una clínica y le diagnosticaron la enfermedad. Falleció a los meses, dejó dos hijos hermosos y un bisnieto que lleva su sonrisa. De la familia, era la única a la que le gustaba bailar y amaba vernos en casa, siempre nos ponía música», rememora Elsa, que asegura que los pasos en la pista son un modo de homenajearla: «Le bailamos al cielo, en su honor».





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.