viernes, diciembre 3Adrogue - Buenos Aires - Argentina

un testigo habló del pedido de coimas y la defensa de Cristina Kirchner pidió la nulidad


La defensa de la vicepresidenta Cristina Kirchner intentó sin éxito anular la declaración del empresario Patricio Gerbi que habló sobre el pago de sobornos a Vialidad Nacional durante su gestión presidencial en la causa por el direccionamiento de 3 mil millones de dólares en obras el empresario K Lázaro Báez. Gerbi también dijo al Tribunal Oral Federal 2 (TOF 2) que Austral Construcciones de Báez y las constructoras de Cristóbal López y  Esuco de Carlos Wagner «tenían prioridad» para cobrar en la Vialidad K.

Entonces, las defensas de los acusados -algunas a los gritos- pidieron la suspensión del testimonio en la audiencia de ayer. «Hemos llegado a un punto donde, la verdad, las cosas llegaron a una gravedad inusitada», sostuvo el abogado Carlos Beraldi , cuando pidió la palabra tras más de dos horas de planteos de las defensas a raíz de la declaración que prestaba como testigo el empresario marplatense Patricio Gerbi.

Gerbi, de la empresa constructora «Coarco», fue convocado como testigo de la fiscalía al debate sobre presuntos delitos como direccionamiento y sobreprecios con la obra pública nacional, adjudicada en Santa Cruz al también acusado titular de «Austral Construcciones» Lázaro Báez entre 2003 y 2015.

El Tribunal dispuso un cuarto intermedio por dos horas y retomó la audiencia pasadas las para rechazar los planteos, manifestar su «sorpresa» ante la «actitud adoptada» por parte de algunas defensas de «obstaculizar sistemáticamente la prueba» y descartó «riesgo de autoincriminación» porque Gerbi, que es arrepentido en la causa de los Cuadernos de las Coimas, habló de hechos sobre terceros.

Los jueces Rodrigo Giménez Uriburu, Jorge Gorini y Andrés Basso dispusieron continuar con el testimonio de Gerbi.

Al inicio de una nueva audiencia del juicio, comenzó a responder preguntas del fiscal Diego Luciani, pero las defensas las objetaron por existir riesgo de «autoincriminación».

El presidente del TOF2 Giménez Uriburu autorizó una pregunta sobre demoras en pagos por parte de Vialidad Nacional, al entender que los arrepentidos del caso Cuadernos de las Coimas pueden hablar bajo juramento de verdad sobre hechos vinculados a terceros, algo a lo que se opusieron todas las defensas.

Beraldi pidió la palabra para plantear la «nulidad» de la declaración por ser «autoincriminante» para el testigo y la suspensión hasta que se decida sobre su pedido.

«La realidad es tan palmaria que advierto que en este caso se ha incurrido en un procedimiento claramente inválido», fundamentó Beraldi sobre lo ocurrido en la audiencia, ya que el Tribunal aceptó preguntas de un tenor que, según las defensas, no admitió en casos anteriores como las declaraciones de los arrepentidos Juan Chediack, Angelo Calcaterra y Carlos Wagner.

«Cuando yo hice una pregunta a Wanger la fiscalía la objetó, el Tribunal hizo lugar y no pude seguir preguntando a esta persona que reviste el carácter tan particular de testigo arrepentido. Se me cercenó la oportunidad de preguntar a un testigo que yo había propuesto», dijo el abogado de la Vicepresidenta

Beraldi sostuvo que se debaten «hechos ya juzgados, con un tribunal claramente incompetente, con la intervención de un perito que no era perito» y también «de la sala IV de la Cámara de Casación integrada por jueces que claramente no son imparciales por sus encuentros frecuentes con el ex presidente de la Nación», dijo en alusión a Mauricio Macri y las visitas que recibió de los jueces Mariano Borinsky y Gustavo Hornos que usó para lograr el sobreseimiento de Cristina en la causa del Pacto con Irán.

El presidente del Tribunal, Giménez Uriburu, había dicho al testigo Gerbi que podía declarar «sobre cuestiones vinculadas a terceros«.

Gerbi se había remitido a su declaración en el caso Cuadernos de las Coimas, la «ratificó», pero el juez insistió en que debía volver a contarles lo que expuso allí en lo vinculado a situaciones de otras personas «salvo que implique autoincriminación en su contra»

El empresario debía responder una pregunta del fiscal Luciani vinculada a visitas de empleados de su empresa a Vialidad Nacional para intentar acelerar pagos.

El abogado de Báez, Juan Villanueva, se opuso reiteradamente al interrogatorio por ser «autoincriminatorio» y se sumaron otros letrados, entre ellos los del exministro de Planificación Federal Julio De Vido, Maximiliano Rusconi y Mariano Fragueiro Frías, defensor del exdirector de Validad de Santa Cruz Héctor Garro.

A su turno, Rusconi advirtió -elevando el tono de voz- que el Tribunal «ha pasado un límite gravísimo»

«Lo que ha pasado es un daño descomunal al sistema republicano» porque se provocó «que el testigo se sintiera obligado a responder como lo hizo y las consecuencias de este acto van a ser graves», dijo.

El fiscal Luciani, por su parte, consideró que las preguntas no violan el derecho a no autoincriminarse y que se buscaba evitar su interrogatorio.

«Lo que se está vedando acá es que el testigo declare sobre lo que percibió», dijo.

Gerbi se conectó para declarar por videoconferencia desde la sede del Tribunal Oral Federal de Mar del Plata en el juicio que se realiza de manera semi presencial con los jueces en Comodoro Py 2002 y las demás partes a través de la plataforma Zoom.

Mirá también

Mirá también



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *