viernes, diciembre 3Adrogue - Buenos Aires - Argentina

Una Comisión del Parlamento de Perú declaró persona non grata al ex presidente boliviano Evo Morales


La comisión de Relaciones Exteriores del Congreso de Perú, donde tiene mayoría la oposición, declaró este lunes persona non grata a Evo Morales, expresidente de Bolivia (2006-2019).

Entre sus principales argumentos, expusieron «su negativo activismo político en Perú y su evidente injerencia e intromisión en la agenda política, social y económica del Gobierno» y resolvieron que «se prohíba su ingreso para esos propósitos».

En la decisión se exhortó a los ministerios del Interior y de Defensa «a tomar las acciones necesarias» para su cumplimiento. Según sostienen, Morales representa un «claro perjuicio de los intereses del pueblo peruano«.

La declaración, en sus considerandos, remarca que desde julio de este año, cuando asumió Presidencia de Perú el izquierdista Pedro Castillo, con quien guarda amistad, Morales visitó el país «reiteradamente, sosteniendo reuniones proselitistas con diferentes organizaciones políticas».

Además, apuntó que el expresidente boliviano «es atendido con vehículos oficiales y seguridad del estado peruano» y que, además, «brinda declaraciones ingratas que advierten a una agenda propia de acuerdo a intereses extranjeros».

En paralelo, expuso que Morales «presta declaraciones en suelo peruano respecto a temas sensibles que dividen a la población, tales como la conformación de una asamblea constituyente para ‘refundar el país’, la estatización de recursos naturales y la implementación de políticas antiimperialistas», entre otras.

Una moción similar para declarar a Evo Morales persona non grata fue rechazada por el pleno del Congreso de Perú en agosto pasado, a propuesta de la parlamentaria derechista Norma Yarrow.

Esta vez, el pronunciamiento fue realizado en el marco de la segunda cumbre de Runasur, una reunión de sindicatos, organizaciones sociales y colectivos civiles de Latinoamérica que Morales ha convocado en Cusco (Perú) para el 20 y 21 de diciembre.

Sostuvieron que Morales "presta declaraciones en suelo peruano respecto a temas sensibles que dividen a la población. Foto Martin Alipaz/EFE

Sostuvieron que Morales «presta declaraciones en suelo peruano respecto a temas sensibles que dividen a la población. Foto Martin Alipaz/EFE

El dictamen contó con 9 votos a favor de partidos de derecha como el fujimorista Fuerza Popular, Renovación Popular, Avanza País y de centroderecha como Alianza Para el Progreso (APP).

En contra estuvieron los votos del partido izquierdista Perú Libre, con el que Castillo ganó las elecciones presidenciales y cuyo programa político es similar al Movimiento Al Socialismo (MAS) de Morales, mientras que en abstención votó Acción Popular.

«Claro perjuicio» para el pueblo

La comisión parlamentaria que preside el congresista fujimorista Ernesto Bustamante consideró que la presencia de Morales en Perú «es un claro perjuicio para el pueblo peruano, que rechaza la agenda política que pretende imponer».

Asimismo, condenó que Morales promueva en Perú una Asamblea Constituyente y la nacionalización de recursos naturales, dos asuntos que fueron bandera de la campaña electoral de Castillo, a imagen y semejanza del mandato presidencial del exgobernante boliviano.

También censuró las declaraciones de Morales en favor de la «separación de territorios quechuas y aymaras de la nación peruana y de la ampliación de los cultivos de coca», así como contra la cooperación estadounidense contra el narcotráfico.

Durante el debate, la congresista Silvana Robles solicitó que el pronunciamiento no saliera a nombre de toda la comisión parlamentaria, ya que no todos sus miembros estaban de acuerdo con su contenido.

«Doble moral»

Robles acusó a los promotores de esta iniciativa de «doble moral» por no sacar pronunciamientos similares cuando reciben en Perú visitas de la «ultraderecha fascista como es Vox», partido español cuyos representantes visitaron recientemente Perú para sumar adeptos a su manifiesto anticomunista.

Asimismo, su compañero Guillermo Bermejo recordó que «Vox defiende el legado nefasto de la dictadura de Franco y niega el genocidio del imperio español».

El parlamentario de izquierda también recriminó a la oposición haber traído a Perú al líder opositor venezolano Leopoldo López y haber reconocido a «presidentes imaginarios como Juan Guaidó».

«¿Por qué no opinan lo mismo cuando invitan al expresidente colombiano Álvaro Uribe, acusado de violar derechos humanos sistemáticamente, conocido como el padrino de los paramilitares colombianos?», se preguntó Bermejo.

En esa línea, concluyó: «Me genera vergüenza que salga un pronunciamiento como este. Piensen bien, respiren profundo y, si son democráticos, midamos por la misma vara a todos nuestros visitantes».

DB





Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *