viernes, diciembre 3Adrogue - Buenos Aires - Argentina

«Van a tener que clausurarnos a todos»


La entrada en vigencia del congelamiento de precios de 1.432 productos, medida dispuesta por la Secretaría de Comercio Interior de la Nación, empezó a generar algunas objeciones y rispideces con uno de los sectores comerciales con más presencia en los barrios del Gran Buenos Aires: el de los almaceneros, quienes salieron a pedir quedar exentos del programa.

Después de que los intendentes se reunieron con el secretario Roberto Feletti y Axel Kicillof, arrancaron los controles y la supervisión a los comercios en la mayoría de los municipios gobernados por el Frente de Todos, porque el propio gobernador les pidió «aportar territorialidad». Y los inspectores comunales salieron a recorrer los locales, en algún caso incluso acompañados por algún alcalde oficialista.

«Si nos obligan a estar en este programa, nos van a tener que clausurar a todos porque no vamos a poder cumplir«, sentenció, ante ese panorama, Fernando Savore, presidente de la Federación de Almaceneros de la Provincia de Buenos Aires y reconocido comerciante -y vecino- de Morón, en la zona Oeste del conurbano.

Según su explicación, la ecuación para el sector que representa es simple, y tiene que ver exclusivamente con la secuencia de compra-venta de los productos que los almacenes comercializan.

Los precios que las despensas barriales ponen en su mercadería dependen del valor al que la adquieren de sus provedores. Por ende, les resulta no redituable destinar un producto a la venta a menor precio del que les cobraron en en los supermercados mayoristas en los que suelen comprarla.

El intendente Ghi, cder Mortón, recorrió una sucursal de Coto acompañado por inspectores municiipales.

El intendente Ghi, cder Mortón, recorrió una sucursal de Coto acompañado por inspectores municiipales.

«Perdemos plata. Planteamos la verdad, y eso es en base a los números. Le pasamos nombre por nombre cuánto pagamos cada producto y a cuánto debemos venderlo. Hasta ofrecimos las boletas», le reveló Savore al medio Primer Plano respecto a una reunión que mantuvo con Débora Giorgi, subsecretaria de Comercio Interior.

Y luego, le envió un mensaje a las autoridades: «Les pedimos que no vayan a ver nuestros comercios sin antes haber ido a los mayoristas. Si me vienen a ver a mí, me van a tener que clausurar. Y nos van a tener que clausurar a todos. Por eso pedimos que nos saquen de ese programa«.

Finalmente, concluyó: «Que nos dejen lo que es Súper Cerca, 70 productos a precio acordado. En este nuevo plano no podemos estar porque no vamos a cumplir y nos vamos a terminar peleando con los mayoristas».

Los controles de los intendentes

Los alcaldes del Frente de Todos respondieron al pedido del gobernador sacando a la calle a sus inspectores, aunque ninguno dio demasiadas precisiones sobre cómo actuará en caso de hallar alguna irregularidad.

Además, dejan en claro que la facultad de multar no recae en las Comunas, y que solo se limitarán a informar eventuales incumplimientos.

Más allá de eso, en un gesto más bien político, en varios distritos sacaron inspectores a la calle, al igual que con el congelamiento de 2020, en la primera fase de la pandemia. Se vieron operativos en Morón, Quilmes, Lomas de Zamora y Ezeiza, entre otros.

En La Matanza, el intendente Fernando Espinoza recorrió un shopping hablando de la importancia de generar «un voluntariado» entre la gente para monitorear los precios.

En el vecino Morón, municipio en el que vive el representante de los almaceneros, el control de precios comenzó el último fin de semana con la supervisión del propio intendente, Lucas Ghi. Y las recorridas se extendieron, también, a lo largo de la semana.

"No perseguimos un espíritu sancionatorio", aseveró el jefe comunal.

«No perseguimos un espíritu sancionatorio», aseveró el jefe comunal.

Ghi fue uno de los que explicó el objetivo de los operativos. «No perseguimos un espíritu sancionatorio, al contrario. Queremos que haya oferta y que se corresponda con los precios establecidos en la lista de referencia. Queremos que a todas las empresas les vaya bien, que vendan mucho, crezcan, generen nuevas unidades de negocio y tengan rentabilidad pero a costa de mayor volumen de venta y no ajustando los precios«, señaló el jefe comunal, en diálogo con IP Noticias.

El alcalde oficialista empezó monitoreando a las grandes cadenas de comercialización. «Encontramos, en general, que los productos alcanzados por la secretaría de Comercio estaban y se encontraban a precio. No obstante, sí advertimos varios faltantes. Abordé ese tema con los gerentes y refirieron que era producto de una discontinuidad de los proveedores. Lo consignamos en actas».

«Si nosotros advertimos que hay una conducta reiterada y que deliberadamente se está haciendo caso omiso a la disposición, el temperamento de las acciones tendrán otro tenor», concluyó el intendente. 



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *